BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

6 de agosto de 2011

¿Que sabe usted de leche contaminada?


Mejor ir planteándose una vuelta a opciones más sanas y menos dañinas, plantearse la necesidad de la leche, y en caso de consumir productos lácteos que sean de calidad y de agricultura y ganadería ecológica. Si quieres puedes. Siempre. Si entre todos tomamos conciencia, esto da un cambio. Todavía debemos dejar algo para las generaciones venideras.
Un olvido en el reciente estudio de la OCU de las leches comercializadas en España
 Por David Derbyshire, 8 de julio de 2011
© Universidad de Jaén, España
 Un vaso de leche puede contener una mezcla de hasta 20 analgésicos, antibióticos y hormonas de crecimiento, según han comprobado los científicos.
Mediante una prueba bastante precisa, se encontraron con una gran cantidad de productos químicos utilizados para tratar enfermedades en los animales y personas en las muestras de leche de vaca, cabra y leche materna.
Las dosis de medicamentos eran muy pequeñas como para tener un efecto cuando se ingieren, pero los resultados ponen de manifiesto cómo los productos químicos artificiales se encuentran actualmente en toda la cadena alimentaria. [Y no nos olvidemos de los efectos de la biomagnificación. ~ Ed.] (La biomagnificación es un proceso debioacumulación de una sustancia tóxica (como por ejemplo el plaguicida DDT). Ésta se presenta en bajas concentraciones en organismos al principio de la cadena trófica y en mayor proporción a medida que se asciende en la cadena trófica.
La mayor cantidad de medicamentos se encuentra en la leche de vaca
Los investigadores creen que algunos de los medicamentos y sustancias de engorde que se dan al ganado, o bien se acumulan en la leche a través de la alimentación o se produce una contaminación en las granjas.
El equipo español-marroquí, analizó 20 muestras de leche de vaca comprada en España y en Marruecos, junto con otras muestras de leche de cabra y materna.
La relación de las sustancias, publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, reveló que la leche de vaca contiene trazas de fármacos anti-inflamatorios como el ácido niflúmico, el ácido mefánico y ketoprofeno, de uso común como analgésico en animales y personas.
También contiene hormonas como 17-beta-estradiol, una forma de estrógeno, una hormona sexual. La hormona de detectó en una cantidad de tres millonésimas de gramo por cada kilogramo de leche, mientras que las dosis más alta de ácido niflúmico fue de menos de una millonésima de gramo por kilogramo de leche.
Sin embargo, los científicos, dirigidos por el Dr. Evaristo Ballesteros, de la Universidad de Jaén, en España, dice que su técnica podría ser utilizada para comprobar la seguridad de otros tipos de alimentos.
El Dr. Ballesteros dijo: “Creemos que la nueva metodología ayudará a proporcionar una forma más eficaz de determinar la presencia de este tipo de contaminantes en la leche y otros productos”.
El control de calidad de los alimentos en los laboratorio podrían utilizar esta nueva herramienta para detectar estos medicamentos antes de que pasen a la cadena alimentaria. Esto aumentaría la confianza del consumidor al indicarle los alimentos que son inocuos… sin adulterar, beneficiosos para la salud y libres de residuos tóxicos”, añadió.
Los compuestos químicos obtenidos y utilizados por los seres humanos se están presentando en todas partes de la cadena alimentaria
Las pruebas también han encontrado ácido niflúmico en la leche de cabra, mientras que la leche materna contenía rastros de analgésicos como el ibuprofeno y el naproxeno, junto con el antibiótico triclosán y algunas hormonas.
Los investigadores dicen que su nuevo test de 30 minutos es el más sensible de su clase. De ser ciertos estos hallazgos para la leche española y marroquí, también podrían ser ciertos para la leche producida en Gran Bretaña y el norte de Europa.
El año pasado, científicos de la Universidad de Portsmouth encontraron que los peces estaban contaminados con el antidepresivo Prozac.
El medicamento se introduce en los ríos por la red de alcantarillado e influye en la química del cerebro de los peces, indicaron los investigadores.
Estudios anteriores mostraron que la cafeína se presenta en nuestras aguas después de mantenerse tras el proceso de tratamiento de las aguas residuales.
Las hormonas de la píldora anticonceptiva y la terapia de reemplazo hormonal han sido señaladas como la causa de la feminización de los peces, lo que lleva a los peces macho a producir óvulos.
Los efectos de los antibióticos, medicamentos para la presión arterial y medicamentos reductores del colesterol, también han sido observados en la vida silvestre en muchas partes del mundo.
Fuentes:

Leche Transgénica Monsanto la FDA USA y sus

 Hormonas de Crecimiento Bovino La RBGH


La combinación, habitual en Monsanto, de mala ciencia, reclamos engañosos, silenciamiento y eliminación de los oponentes y de las informaciones perjudiciales, es más que evidente en el caso del primer producto manipulado genéticamente que se ha comercializado: la hormona de crecimiento bovina.
La Hormona Recombinante de Crecimiento Bovino (rBGH), es una copia obtenida por ingeniería genética, de una hormona que producen naturalmente las vacas. La rBGH está ideada para que las vacas produzcan más leche de la que producirían naturalmente. Funciona alterando la expresión del gen de los transportadores de glucosa de la glándula mamaria, músculo y grasa de la vaca. El gen facilita el trasvase de glucosa a la glándula mamaria, lo que hace que produzca más leche.
Se espera que las vacas a las que se inyecta diariamente una dosis de la rBGH --comercializada con la marca Posilac-- incrementen su producción entre un 10 y 20 por ciento. Sin embargo, los problemas y los efectos secundarios asociados al uso de la rBGH son numerosísimos. Son tantos sus peligros reales y potenciales que está prohibido en Canadá, la Unión Europea y otros países, a pesar de los esfuerzos de Monsanto por ganarse la apertura de esos mercados. Aún así, la rBGH se ha utilizado en otros países --principalmente en EEUU-- durante varios años. Y es de allí de donde nos están llegando las malas noticias.

Los animales tratados con la hormona están sujetos a un tremendo estrés. Normalmente unas 12 semanas después de que la vaca es una ternera produce leche a expensas de su salud. La vaca pierde peso, es estéril y es más susceptible a las enfermedades. Eventualmente, la producción de leche disminuye y su cuerpo empieza a recuperarse. La inyección de rBGH supone que el ganadero puede posponer esa recuperación entre otras 8 o 12 semanas, incrementando sustancialmente la producción de leche de la vaca, pero también haciendo que sea más susceptible a las enfermedades.

Para una mayor comprensión de los efectos perjudiciales potenciales del rBGH en la vacas, uno no necesita más que ver la etiqueta de advertencia que el FDA exige que Monsanto incluya en cada remesa de Posilac. La etiqueta destaca 21 problemas de salud asociados al uso de Posilac, que incluyen ovarios císticos, desórdenes uterinos, disminución del tiempo de gestación y peso de nacimiento de las terneras, incremento de la tasa de gemelos y retención de placenta.

Potencialmente el problema más serio, de todas formas, es el incremento del riesgo de mastitis o inflamación de las ubres. Una vaca con mastitis produce leche con pus.
Los peligros para la salud humana

Incluso dejando de lado los problemas de salud causados por residuos de antibióticos en la leche --utilizados para tratar a las vacas que padecen mastitis-- los efectos del rBGH en los humanos pueden ser devastadores. Los estudio científicos más preocupantes son los que relacionen el rBGH con el cáncer.

Cuando a la vaca se le inyecta el rBGH, su presencia en la sangre estimula la producción de otra hormona, llamada, en inglés Insuline-like Growth Factor 1(IGF-1) -Factor de crecimiento tipo insulina-, una hormona-proteíca que producen naturalmente tanto vacas como humanos. El uso de rBGH incrementa los niveles de IGF-1 en la leche de las vacas. Dado que el IGF-1 es activo en los humanos --causando que las células se dividan-- algunos científicos piensan que una ingesta de leche tratada con altos niveles de rBGH, podría dar paso a una división y un crecimiento incontrolados de células en los humanos, en otras palabras: cáncer10.






Relacionado: Asociación de Medicinas Complementarias


 http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/sojamonsanto2.htm


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...