BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

13 de febrero de 2016

Médicos argentinos y brasileños señalan como posible causa de las microcefalias al uso de un larvicida químico en los suministros de agua potable

por NOTICIASDEABAJO • 10 FEBRERO, 2016

Por Claire Robinson, 10 de febrero de 2016

GMWatch.org.


¿Se ha culpado erróneamente al virus Zika y a los mosquitos transgénicos?
Imagen: blog.ecovec.com

Un Informe (pdf) de la Organización de Médicos de Pueblos Fumigados de Argentina no correlaciona la epidemia del virus Zika en Brasil con los casos de microcefalia en los recién nacidos.

El aumento de este defecto de nacimiento, en el que el bebé nace con una cabeza anormalmente pequeña y que con frecuencia también presenta daño cerebral, fue rápidamente relacionado con el virus Zika por el Ministerio de Salud de Brasil. Sin embargo, de acuerdo con los Médicos de Pueblos Fumigados, el Ministerio no comprobó que en las zonas donde han aparecido más personas enfermas se utilizó un larvicida químico, que se sabe produce malformaciones en los mosquitos, en los suministros de agua potable en el año 2014. Este veneno, el piriproxifeno, se ha utilizado en un programa controlado por el Estado para erradicar los mosquitos que transmiten enfermedades.

Los médicos añaden que el piriproxifeno es fabricado por Sumimoto Chemical, una empresa japonesa que mantiene una relación estratégica con Monsanto. El piriproxifeno es un inhibidor del crecimiento de las larvas de mosquitos, alterando el proceso de desarrollo de larvas a pupas y a adultos, provocando malformaciones en el desarrollo de los mosquitos, matándolos o inhabilitándolos para reproducirse. Actúa como una hormona juvenil de insectos o juvenoides (pdf), y tienen el efecto de inhibir el desarrollo para impedir alcanzar las características de los insectos adultos (por ejemplo, alas o unos genitales externos maduros) y el desarrollo reproductivo. Es un disruptor endocrino y es teratogénico (causa defectos de nacimiento).

Los Médicos Argentinos comentaron: “Las malformaciones detectadas en miles de niños de mujeres embarazadas que viven en zonas en las que el Estado brasileño añadió piriproxifeno al agua potable no es una mera coincidencia, a pesar de que el Ministerio de Salud eche la culpa directamente al virus Zika de provocar estos daños”.

También dijeron que tradicionalmente se ha considerado la enfermedad producido por el virus Zika como benigna, y nunca se ha asociado con defectos de nacimiento, incluso en las zonas donde infecta al 75% de la población.

El larvicida químico, probable causante de los defectos de nacimiento

El piriproxifeno se ha introducido en Brasil no hace mucho tiempo; el aumento de los casos de microcefalia es un fenómeno relativamente nuevo. Podría considerarse el larvicida como un factor plausible causal de microcefalia, mucho más que los mosquitos transgénicos, a los que se ha culpado de la epidemia de Zika y por lo tanto de los defectos de nacimiento. No hay pruebas sólidas para apoyar la idea de que hayan sido los mosquitos transgénicos la causa de la epidemia de Zika, ni de los casos de microcefalia. De hecho, de los 404 casos confirmados de microcefalia en Brasil, sólo en 17 (4,2%) ha dado positiva la prueba de la presencia del virus Zika.

Los expertos brasileños en salud están de acuerdo en que el principal sospechoso es el piriproxifeno

El Informe de los Médicos Argentinos, que también se ocupa de la epidemia de dengue en Brasil, coincide con las conclusiones de un Informe técnico presentado por los médicos brasileños sobre el brote de Zika y con los investigadores de salud pública Abrasco.

Abrasco también correlaciona el piriproxifeno como una causa probable de microcefalia. Se reprueba la estrategia de control químico de los mosquitos portadores del virus Zika, contaminando el medio, así como a las personas y, sin embargo, no se reduce el número de mosquitos. Abrasco sugiere que esta estrategia, que parece impulsada por los intereses comerciales de la Industria Química, que está profundamente arraigada en los Ministerios de Salud de América Latina, así como en la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de Salud.

Abrasco nombra a la empresa británica de insectos transgénicos Oxitec, como parte de los lobbies empresariales que están distorsionando los acontecimientos sobre el virus Zika para satisfacer sus intereses lucrativos. Oxitec vende mosquitos transgénicos, los cuales son estériles y los comercializa como un producto para combatir la enfermedad, una estrategia condenada por los médicos argentinos, por ser un “fracaso total, a excepción de los pingües beneficios de la empresa suministradora de los mosquitos”.

Los pobres sufren más

Tanto los médicos argentinos como los brasileños y los investigadores, están de acuerdo en que la pobreza es un factor clave que se ha descuidado en la epidemia de Zika. Abrasco reprueba al Gobierno de Brasil por su “ocultación deliberada” de las causas económicas y sociales: “En Argentina y en toda América, las poblaciones más pobres y con menos acceso a los servicios de saneamiento y agua potable, son las que más sufren el brote”. Los Médicos Argentinos están de acuerdo, afirmando que “la base sobre la cual progresa la enfermedad se encuentra en la desigualdad y la pobreza”.

Abrasco añade que la enfermedad está estrechamente relacionada con la degradación del medio ambiente: inundaciones causadas por la tala, el uso masivo de herbicidas en los cultivos transgénicos de soja tolerante a los herbicidas, y los impactos de la minería.

La idea de que la degradación ambiental puede ser un factor de propagación de Zika es respaldado por el Dr. Dino Martins, un entomólogo de Kenia. Martins dijo que “la explosión de mosquitos en las zonas urbanos es lo que está impulsando la crisis de Zika” causada por “la falta de diversidad natural, que de otra manera mantendría las poblaciones de mosquitos bajo control, y la proliferación de residuos y la falta de disposición de algunas zonas que proporcionan un hábitat artificial para la reproducción de los mosquitos”.

Actuando desde las comunidades

Los médicos argentinos creen que la mejor defensa contra Zika es “actuar desde la comunidad”. Un ejemplo de este tipo de acciones se presentó en una información de la BBC sobre el virus del dengue en El Salvador. Un criadero preferido por los mosquitos portadores de la enfermedad son los recipientes de almacenamiento de agua estancada. Los salvadoreños han comenzado a mantener peces en los contenedores de agua y los peces de alimentan de las larvas de mosquito.


En El Salvador los pececillos zambos han logrado establecer un control biológico del mosquito. Foto: AFP

El dengue ha aparecido junto con los mosquitos que transmiten la enfermedad. Y hasta hora, no han aparecido casos de Zika tampoco.

Programas simples pero efectivos como éste están siendo descuidados en Brasil en favor de programas respaldados por las Corporaciones, que aplican pesticidas y liberan mosquitos transgénicos. Esto se sabe y está comprobado, y pueden estar causando más daños que los mosquitos que se trata de erradicar.

Notas

1.- Informe de Médicos de Pueblos Fumigados sobre Dengue-Zika y fumigaciones con venenos químicos

2.- Nota técnica sobre microcefalia e doenças vetoriais relacionadas ao Aedes aegypti: os perigos das abordagens com larvicidas e nebulizações químicas – fumacê

—————————-

Procedencia del artículo:
http://gmwatch.org/news/latest-news/16706-argentine-and-brazilian-doctors-name-larvicide-as-potential-cause-of-microcephaly

FUENTE: https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2016/02/10/medicos-argentinos-y-brasilenos-senalan-como-posible-causa-de-las-microcefalias-al-uso-de-un-larvicida-quimico-en-los-suministros-de-agua-potable/

Dengue ,chikungunya y zika :El mapa de expansión coincide con el de la deforestación , sojización y uso del glifosato, que mata predadores del mosquito




11 de febrero| Alberto J. Lapolla, Ingeniero Agrónomo genetista e Historiador. Director del Instituto de Formación de la CMP |

En los últimos años la invasión de mosquitos de las especies Aedes sp y Culex sp. invadieron amplios espacios de nuestro país especialmente de Pampa Húmeda, extendiéndose mucho más allá del verano, que es la estación donde suelen aflorar masivamente. El fenómeno fue particularmente notable en 2008 cuando la invasión duró casi hasta el mes de mayo, pese a que la temperatura había descendido lo suficiente como para acabar con ellos.

Para quienes seguimos de cerca el desarrollo de los hechos ambientales argentinos, el hecho no pasó desapercibido y tratamos de llamar la atención respecto de ¿qué ocurriría si la especie a propagarse no fuera la perteneciente al Aedes común o al Culex ‘doméstico’ sino el temible Aedes aegypti, vector de la Fiebre Amarilla y el Dengue?.

Incluso en 2007 y 2008 hubo casos de fiebre amarilla en Bolivia, Paraguay, Brasil y Norte argentino, que se adjudicó a viajeros provenientes de los países hermanos. En la oportunidad señalamos la equivalencia del mapa correspondiente a la invasión mosquitera, con el que la multinacional Syngenta llamaba de ‘la Repùblica Unida de la Soja’, es decir, la región comprendida por las zonas de Bolivia, Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay sembradas con el mágico poroto transgénico forrajero producido por Monsanto, y rociado abudantemente con su agraciado herbicida ‘matatodo’ glifosato, conocido como Round up, acompañado por sus compañeros de ruta, tales como el 2-4-D, la Atrazina, el Endosulfán, el Paraquat, el Diquuat y el Clorpirifós, entre algunos otros.

En ese momento -junto a otros ambientalistas del resto del continente- señalamos la rara coincidencia de ambos mapas, mucho mas notable en el caso de la expansión de la epidemia de Fiebre Amarilla de 2007-2008 y de la epidemia de mosquitos ‘domésticos’ de 2008.

Así las cosas, preferimos suponer, que cualquier vinculación del raro fenómeno ambiental con la utilización masiva y descontrolada del glifosato y el área sojizada, no podía sino ser parte de una conspiración antimonsantiana o de mentes calenturientas que ven catástrofes ambientales por todos lados y no creen lo que dice la empresa multinacional o sus repetidoras de AAPRESID, la FFA, o Clarín Rural, respecto de la ‘absoluta inocuidad’ de los casi trescientos millones de litros de pesticidas arrojados por el complejo sojero sobre el ambiente agropampeano. Pero.. que las hay, las hay..

Así llegamos a la epidemia de dengue de 2009 y ¡oh, casualidad¡, la misma vuelve a coincidir con gran parte del área sojera sudamericana, y se basa en una expansión desorbitada de la población de mosquitos. Cualquier profesor de Ecología o de Biología -no empleado en una multinacional, o en un programa de investigación universitario financiado por ellas- preguntaría, ¿es qué habrá desaparecido algún predador natural del mosquito? o ¿es que el mosquito habrá aumentado su fuente de alimentaciòn de manera desorbitante? Pues la primera es la pregunta correcta y por ende le corresponde la respuesta correcta, si es que el docente desea hacerse la pregunta, claro está.

El glifosato, la Atrazina, el Endosulfàn, el 2-4-D, el Clorpirifos, el Diquat y el Paraquat, casualmente matan peces y anfibios -sapos, ranas, escuerzos, etc- es decir a los predadores naturales de los mosquitos, a los que consumen tanto en su estado larval como de adultos. Pero si esto es así cómo es que nadie lo advirtió…

Pero hay más, pues la cosa no es tan directa, sino multivariada y compleja como todos los fenómenos ambientales. Si bien la epidemia de dengue que sorpresivamente ha atacado a nuestro país, tiene su origen en la propagación de la epidemia que afecta a la hermana República de Bolivia, la misma tiene su causa principal en el calentamiento global que afecta a nuestro planeta, que al producir el aumento de las temperaturas mínimas y medias extiende las enfermedades llamadas tropicales, (paludismo, fiebre, amarilla, dengue, malaria y otras) hacia las regiones templadas, es decir la Argentina. Esa es la razón principal de porqué volvió el dengue a nuestro país, el cual había sido eliminado durante los años cincuenta gracias a la encomiable labor del Dr. Ramón Carrillo. Sin embargo, cabe ubicar algunas otras relaciones causales del múltiple complejo ambiental que afecta a la expansión de una enfermedad como el dengue.

A las políticas de destrucción del Estado y sus controles aplicadas durante los noventa, que cesaron las fumigaciones preventivas, y a la falta de nuevos productos químicos para combatir al insecto vector Aedes aegypty, que las multinacionales del negocio agrotóxico no desarrollan debido a que según ellas ‘no es negocio, pues los países tropicales, principales destinatarios de los productos son malos pagadores’, debemos en el caso argentino sumar la tremenda expansión del área sojizada en Pampa Húmeda y extensas regiones del NEA y del NOA, lindantes con Bolivia, Brasil y Paraguay. 
(Es el caso de la provincia de Salta ).

Así, la sojización mantiene una doble línea de influencia sobre la expansión del dengue. Por un lado el complejo de agrotóxicos utilizados para el sistema de la Siembra directa-sojaRR, se basa en el uso masivo de glifosato, endosulfán, clorpirifos, 2-4-D, atrazina, paraquat, y otros pesticiadas. Todos poseen una fuerte acción devastadora sobre la población de peces y anfibios, predadores naturales de los mosquitos, transmisores del dengue y la fiebre amarilla. Esto puede comprobarse por la casi desaparición de la población de anfibios en pradera pampeana y en sus cursos de agua principales, ríos, arroyos, lagunas y bosques en galería, así como el elevado número de peces que aparecen muertos en los mismos o por la aparición de los mismos con fuertes deformaciones físicas y con graves afectaciones en su capacidad reproductiva, como han informado reiterados estudios e investigaciones de diversas instituciones de Pampa Húmeda. Podríamos señalar sin exagerar que los anfibios –principales predadores de mosquitos y otros insectos- son cosa del pasado en el territorio sojizado, arrasado por el cocktail de agrotóxicos utilizados por los productores en el sistema de Siembra Directa.

Un segundo elemento del relación entre la sojización y la epidemia de dengue, se ubica en la enorme deforestación producida en las áreas boscosas y de monte de las regiones del NEA y del NOA, lo cual destruye el equilibrio ambiental de esas regiones, liquidando el refugio y hábitat natural de los predadores de otros predadores de los mosquitos, permitiendo el aumento descontrolado de su población, tal como se viene comprobando en los últimos años, sólo que en este último correspondió a la población de Aedes aegypty y no al Aedes común o al Culex, como en años anteriores. El crecimiento desusado de la población de mosquitos es la causa principal de la expansión de la epidemia del dengue según señalan la mayoría de los especialistas y su relación con los agrotòxicos de la soja es casi directa.

Esta relación no es una relación causa-efecto simple, sino parte de las cadenas concatenadas de fenómenos que caracterizan a los procesos ambientales, y que por lo mismo son en general difíciles de estudiar o de señalar, mediante una mirada simplista de la relación causa-efecto, sin embargo es imposible negar la relación entre la destrucción de los predadores de los mosquitos que provoca la sojización por vía de los venenos que se usan para su cultivo, como por obra de la depredación de los montes y bosques nativos que produce su cultivo descontrolado, y por ende su responsabilidad central en la existencia de la actual epidemia de dengue. Una mancha más a cargar en el disparate sojero.

Portafolio

Los plaguicidas agregados al suelo y su destino en el ambiente



INTA
"El suelo es un recurso natural no renovable a escala de vida humana que se puede conceptualizar como un reactor biofísico-químico con funciones potenciales de filtración, amortiguación, depuración y regulación de los ciclos biogeoquímicos. La presencia de plaguicidas en distintas matrices ambientales indica un agotamiento en la capacidad del suelo de funcionar como reactor. El suelo, al operar como una interfase entre el aire y el agua, estaría provocando un impacto en estos dos recursos vitales. La presencia de plaguicidas en distintos compartimentos ambientales genera una preocupación genuina en la sociedad."
Desde diferentes organismos del Estado Nacional se ha generado y publicado información sobre distintos plaguicidas agregados al suelo y su destino en el ambiente, llegando a describir procesos físico-químicos y biológicos básicos que ocurren una vez que estas moléculas están en el medioambiente.

Como hemos expuesto en este documento, el suelo es un recurso natural no renovable a escala de vida humana que se puede conceptualizar como un reactor biofísico-químico con funciones potenciales de filtración, amortiguación, depuración y regulación de los ciclos biogeoquímicos (Comerford, 2014). La presencia de plaguicidas en distintas matrices ambientales indica un agotamiento en la capacidad del suelo de funcionar como reactor. El suelo, al operar como una interfase entre el aire y el agua, estaría provocando un impacto en estos dos recursos vitales. La presencia de plaguicidas en distintos compartimentos ambientales genera una preocupación genuina en la sociedad. El sistema científico-tecnológico ligado a la producción agropecuaria debe tener una posición que jerarquice la discusión y establezca un mensaje claro. El manejo de los suelos, los sistemas de labranzas, los sistemas ecológicos, las tecnologías de procesos, la reducción de dosis de plaguicidas y el uso de insumos en el marco de las buenas prácticas agrícolas, entre otras prácticas agronómicas, son herramientas a debatir para proponer, desde INTA, alternativas al modelo agropecuario actual.
Para acceder a la publicación (PDF) haga clic en el enlace a continuación y descargue el archivo:
Los plaguicidas agregados al suelo y su destino en el ambiente:

http://inta.gob.ar/sites/default/files/inta_plaguicidas_agregados_al_suelo_2015.pdf
Nuevo libro de INTA disponible en la web: Los plaguicidas agregados al suelo y su destino en el ambiente

Este libro surge como una iniciativa del Proyecto Nacional de Suelo, para poner a disposición de los profesionales interesados el estado del arte de la problemática del uso de los plaguicidas en la Argentina. Se puede descargar de forma gratuita del sitio de INTA Balcarce.

Descargar archivos de este documento

El año 2015 fue declarado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) como el Año Internacional del Suelo. Para conmemorar esta declaración los profesionales participantes del Proyecto Nacional de Suelo (PNSuelo-INTA) 1134044: “Destino ambiental y degradación de los plaguicidas agregados al suelo” realizaron dos actividades relevantes.

“Por un lado, compilamos un libro Los plaguicidas agregados al suelo y su destino en el ambiente, que tiene por objetivo poner a disposición de los profesionales interesados el estado del arte de la problemática del uso de los plaguicidas en la Argentina” explicó la Ing. Virginia Aparicio de INTA Balcarce.

El libro consta de seis secciones:
 1) Breve descripción acerca del Marco Legal Argentino del uso e impacto ambiental de plaguicidas agregados al suelo;
 2) Estadística que relaciona la producción agropecuaria nacional y la utilización de plaguicidas, reportando la información generada hasta las campañas del año 2013;
 3) Reseña sobre métodos y equipamientos de uso actual para detectar y cuantificar residuos de plaguicidas;
 4) y 5) Recopilación de información científica acerca de la detección de residuos de plaguicidas, de los procesos que sufren los plaguicidas luego de ser aplicados al suelo y el impacto ambiental que se suscita por la incorporación de los mismos al ambiente. La fuente de información citada en estas secciones consta de artículos científicos que han sido publicados hasta la fecha, en revistas nacionales e internacionales con referato, entendiendo de esta manera que se ha cumplido el método científico y se ha llevado a cabo la revisión por parte de pares; 
6) Integración de la información presentada a modo de consideraciones finales, que estuvo fuertemente nutrida por los debates generados en las Jornadas Regionales antes mencionadas.

Además, continuó Aparicio “Organizamos Jornadas Regionales para profesionales de INTA con el objetivo de compartir el conocimiento científico generado en Argentina hasta el momento sobre la relación Suelo –Plaguicidas”. En todos los casos se convocó a Investigadores, extensionistas, Coordinadores de Proyectos Regionales con Enfoque Territorial, Programas Nacionales, Proyectos Integradores, Proyectos Específicos y Módulos así como representantes de la Agricultura Familiar de cada centro regional para intercambiar opiniones sobre ésta temática, luego de presentar resultados publicados y preliminares.


El libro está disponible en el sitio web de INTA Balcarce: http://inta.gob.ar/documentos/los-plaguicidas-agregados-al-suelo-y-su-destino-en-el-ambiente

5 de febrero de 2016

La explotación de la minera Barrick Gold y el dejar hacer de los dirigentes políticos argentinos


Un caso testigo del colonialismo nacional actual
Una postal del sitio de la empresa multinacional (www.barrick.com).

Aunque esta firma es canadiense de origen, sus accionistas mayoritarios son británicos y estadounidenses. Explota la capacidad minera y la extracción de oro del Río Valle del Cura, cuyas aguas ahora contaminadas alimentan los cultivos de la pequeña localidad de Iglesia, en la provincia de San Juan. Las reservas de oro ubicadas allí representan miles de millones de dólares, pero por regalías pagan tan sólo 3%

IGLESIAS, Octubre 13 (Agencia NOVA) Decir que una firma multinacional está explotando una de las principales riquezas nacionales, fuente prácticamente inagotable de dinero para la Argentina, y que la concesión de dicha práctica resulta casi gratuita para esa empresa, además del peligro ecológico que su trabajo en la zona provoca, es casi ser aburrido de lo reiterativo en un país que carece de un sentimiento patriótico, nacional, popular y soberano.

Otro de los casos testigos de estas macabras prácticas es lo que actualmente ocurre en las cercanías del pequeño poblado de Iglesia –de 6.737 habitantes–, en la provincia de San Juan. Allí, la firma multinacional minera Barrick Gold ha puesto su mira desde hace unos años y, tal como no hace mucho pasó en la sureña localidad de Esquel, parece que será un tema que prontamente explotará en los medios de comunicación.

Según informa el prestigioso sitio www.ecoportal.net, en un trabajo que lleva la firma de Marcelo Scanu –secretario de Cultura de UPCN (Unión de Personal Civil de la Nación), delegación ANSES–, el autor transitaba la zona del Valle del Cura –una región rica en oro, explotada desde antes de los Incas, luego por ellos y los españoles– cuando se topó con diferentes formas de restricción de ingreso al mismo, cuestión que lo sorprendió por ser una zona eventualmente inexplotada, y cuya concesión había caducado.

El Río Valle del Cura forma luego el Río Jáchal, cuyas aguas alimentan los secos desiertos y el oasis de la localidad de Iglesia, donde se cultiva desde hace cientos de años. Estos cultivos, junto al turismo, permiten subsistir a la población.

Hasta no hace mucho tiempo, existía un equilibrio con el entorno incontaminado de la región, pero hizo su aparición la minera Barrick. Aunque canadiense, sus accionistas principales son británicos y norteamericanos (incluso se habla de conocidos funcionarios de los EE.UU.). Luego de explorar yacimientos en Chile y Perú además de Tanzania, posaron sus ojos en la Argentina que, por años, pareció ser un “país de reserva”, ocultándose los múltiples recursos mineros de la zona.

El hecho que sobresale es que por cánones irrisorios, estas compañías retuvieron para sí las concesiones esperando el momento oportuno para explotarlas.

Según se manifiesta en el artículo publicado por el portal, la cantidad de oro en el Valle del Cura es impresionante, aunque para extraerlo se debe utilizar cianuro, un metal pesado, el cual al ser arrastrado por el agua produce daño a cultivos, animales y humanos. Esto pondría en peligro el equilibrio ecológico de la región, destruyendo la tradicional forma de vida y economía sustentable en el tiempo a cambio de unos pocos años de extracción del áureo metal, el cual no deja prácticamente ningún beneficio en la región ni en el país.

Las reservas de oro ubicadas allí representan miles de millones de dólares, pero por regalías pagan tan sólo un 3%. Si se tienen en cuenta las exenciones logradas por el lobby minero (no paga el impuesto al gasoil, ni a la importación de bienes, se le reintegra el IVA, etcétera), todo el pueblo argentino le estaría subsidiando la explotación –con dinero público– a una empresa privada extranjera.

Los pobladores de Iglesia protestaron, como los de Esquel en su momento, por el uso del cianuro. Aunque la minera presentó informes, luego donó computadoras y ambulancias, y ante la férrea oposición de los lugareños optó por distanciarse de la comunidad. Posteriormente se dieron hechos de violencia y amedrentamiento hacia los manifestantes, pero aún no se han encontrado a los culpables, existiendo una fuerte campaña de desinformación y censura.

Los trabajadores de la Barrick son casi exclusivamente residentes de otras provincias y países, no se les permite sindicalizar y se los hace trabajar en un ambiente hostil todo el año, incluso en pleno invierno. Hace poco, 1.200 de ellos quedaron varados en el yacimiento y sendos accidentes han ocurrido, sumándose varias víctimas fatales.

En cuanto a la ecología y el cuidado del medio ambiente, se muestran gráficos e informes sobre la seguridad en lo concerniente al uso de cianuro. En realidad, la Barrick debió pagar una multa por contaminación, tienen varias denuncias (aunque ninguna de la probritánica Greenpeace), quieren avanzar sobre un Parque Provincial, del lado chileno van a trasladar miles de toneladas de hielo de unos glaciares de la zona de explotación y existiría aparentemente un túnel trasandino desconociéndose su utilidad, aunque ésta puede inferirse.

El mineral extraído será refinado en el exterior. Las acciones de la Barrick cotizan con el símbolo ABX en las bolsas de Nueva York, Toronto, Londres y París; en cambio, los pobladores de Iglesia y su tierra no interesan a la empresa ni a sus accionistas. ¿Señor Presidente, se hará algo al respecto?

Como para conocer la firma que hoy “trabaja” en la Argentina

Según manifiesta el portal argentino www.sincensura.org.ar, la corporación minera canadiense Barrick Gold nace por gestiones “inescrupulosas” del “narcotraficante” Peter Munk, antes asociado al magnate Adnan Khashoggi, probable traficante de armas de origen árabe Saudita.

Esta fórmula societaria fundó en Toronto, Canadá, la empresa extractiva aurífera Barrick Gold Corporation, con aportes de relaciones políticas por un lado y de moneda por el otro que la potenciaron al primer plano. Con Peter Munk ingresó al círculo prístino de la empresa la Corona Británica, a través de su amistad con el príncipe Felipe, pero es el árabe Khashoggi quien arrimó el capital mayor.

George Bush, otrora director de la Central de Inteligencia Americana (CIA), es el tercer capítulo de esta historia. Como vicepresidente de los Estados Unidos aportó una mina de oro ubicada en un predio propiedad del gobierno de EE.UU., que Barrick terminó comprando por 63 millones de dólares. Se trata de la mina Goldstrike, que en realidad contiene 10.000 millones de dólares en oro.

Poco después, Bush comenzó a figurar en el directorio de Barrick Gold Corporation con el título de “Asesor honorario de la junta internacional de la empresa”. Para su control no dudó en colocar al ex primer ministro de Canadá, Brian Mulroney, como su asistente; pero fue Edward N. Ney, ex embajador en Canadá, su vocero en el directorio.

A partir de 1995, el ex presidente norteamericano comenzó a gozar de más tiempo, llegando a la dirección del cuerpo de “Asesores honorarios de Barrick Gold Corporation”. Un año más tarde la empresa recibió la concesión de exploración y explotación aurífera de Zaire. El hecho fue tapa de los diarios del mundo porque hasta entonces la influencia del ex director de la CIA le había permitido a Barrick atrapar importantes yacimientos metalíferos, pero lo de Zaire se habría convertido en un robo mayúsculo por la gestión sangrienta que lo coronó.

De este modo se consolidó la Barrick Gold, que habría construido su imperio minero gracias al tráfico de armas, al narcotráfico que también supo impulsar la guerra del opio, y que tuvo a su favor un ejército de agentes de la CIA de Bush, quienes habrían barrido estratégicamente el camino de los metales y de las piedras preciosas.

En el artículo de Jeffrey Steinberg, “El Corazón de Tinieblas de George Bush”, publicado por EIR Internacional, se lee que “la invasión del este de Zaire por parte de ejércitos combinados de Ruanda y Uganda, que comenzó en septiembre de 1996, coincidió con la entrada de Barrick y Anglo American para adueñarse exactamente de esa zona… Miles de refugiados murieron en los enfrentamientos y otro cuarto de millón se vio obligado a huir a la selva, a morir de hambre y enfermedades, en tanto unos quinientos mil cruzaron la frontera hacia Ruanda para morir, probablemente, en manos de los tutsis”.

Al mismo tiempo, la descripción que sobre la presencia de Barrick Gold en Tanzania y Congo realiza la página web “Mines and Comunities” (www.minesandcommunities.org/Company/bulyanhulu1.htm), es también espeluznante.

Dicho esto, pareciera ser que por donde intervine Barrica queda una secuela de destrucción y muerte, y estamos hablando de la misma empresa que hoy se halla en la Cordillera de los Andes, merced a una inmensa franja que la corre de norte a sur, expoliada a chilenos y a argentinos por el Tratado Minero de Implementación Conjunta y por acuerdos binacionales que ceden la soberanía de ambas naciones. (Agencia NOVA)

Patologización y medicalización de la infancia

TDAH

Francisco López Moreno

Hoy compartimos con vosotros este vídeo sobre la patologización de la infancia y lo acompañamos de una reflexión acerca del impacto de ciertos discursos y prácticas de la Psicología y la Psicopedagogía en el ámbito educativo, obra deGabriela Dueñas y Dra. Cecilia M. Kligman:




Soluciones rápidas e inmediatas

Como decía Silvia Bleichmar: “No se trata ya de una cuestión de educación, ni siquiera de salud. Es un problema de carácter ético“. Las aulas muestran hoy situaciones complejas, con problemas individuales y grupales nuevos, que muchas veces la escuela no alcanza a responder. Esta dificultad se ha ido incrementando en los últimos años, dejando de ser como se suponía antes, patrimonio exclusivo de ciertos sectores sociales. La infancia como se concebía en la modernidad se ha transformado y hoy asistimos a la existencia de múltiples formas de vivir la infancia que plantean complejos desafíos a la sociedad en general y a la escuela en particular. Ante este crítico panorama, resulta preocupante observar como busca instalarse en el ámbito de lo escolar y con el aval de cierta ciencia, una nueva tendencia (por cierto, acorde con los cánones de la época) según la cual todo “problema” se trata en realidad de un “trastorno” y como tal, puede y debe ser “eliminado” de la manera más rápida posible.


La solución más eficiente con la que se cuenta parece ser la de medicalizar ciertos síntomas que manifiestan los niños o, por lo menos, aquellos que resultan ser los más molestos en el aula.

Tengamos presente que esta tendencia, si bien resulta novedosa en la población infantil, tiene antecedentes. Hace ya algunas décadas que, entre los adultos, padres y maestros e incluso los mismos profesionales de la salud, se apela cotidianamente y casi con naturalidad a “estimulantes” para rendir mejor en el trabajo, “antidepresivos” para anestesiarse frente a ciertas pérdidas, “ansiolíticos” para regular el exceso de aceleración, etc. De esta forma, se hacen presentes en el ámbito escolar ciertos discursos y prácticas provenientes del ámbito de la salud que pretenden operar sobre la infancia y definir sus principales problemáticas de la misma manera que han venido haciéndolo con los adultos. Es decir, ofreciendo soluciones rápidas y “eficientes” a los problemas que se presentan a diario, en última instancia “medicalizando la vida”.

Según los conceptos de J. A. Castorina (2002), respecto a los mecanismos de “escisión”que desvinculan los “trastornos” de conducta y / o aprendizaje de su contexto socio-histórico – cultural, se puede observar un efecto inmediato que desresponsabiliza a las escuelas y las familias; la causa de la dificultad es atribuida entonces a supuestos déficits de carácter biológico de los niños, para los cuales existen paliativos bioquímicos. Los mecanismos de escisión a partir de los cuales operan estos discursos profundizan también la supuesta brecha existente entre los aspectos cognitivos y afectivos que constituyen a los sujetos como tales, en este caso los niños.


Desde una perspectiva crítica, estas visiones “que escinden” tienden a abordar, diagnosticar y patologizar a la infancia entendiendo que los obstáculos que se presentan en los procesos de enseñanza y de aprendizaje o los llamados “problemas de conducta” que expresan los niños en las escuelas, parecen ser suficientes para establecer un diagnóstico; cuando en realidad son el inicio de las consultas diagnósticas o de orientación con criterio clínico que ameritan ser consideradas para explicar algunos síntomas. Tomemos como ejemplo lo que sucede con los niños inquietos a los que les cuesta prestar atención en clase. Mientras múltiples estudios acerca de los usos y consumos culturales de las niñas y los niños en la actualidad muestran que, la atención de los chicos es diferente, (básicamente múltiple: pueden escuchar música mientras conversan y responden en el chat, lo cual implica que cuentan con la posibilidad de estar de manera simultánea en varias actividades distintas de la imagen clásica de la escuela, donde un grupo de alumnos atiende al maestro ubicado al frente del aula), se incrementa de manera altamente significativa la cantidad de niños que llegan a las escuelas diagnosticados como ADD/H y por ese motivo,medicados con estimulantes y otro tipo de psicodrogas ( las estadísticas oscilan entre el 5 y el 8 % de la población escolar ( Benasayag, 2007)).

Sin duda, hay una distancia que hace falta trabajar en muchos sentidos. No es casual que la escuela haya pasado a ocupar un lugar central en relación con esta problemática. No nos olvidemos que se trata de una institución propia del s. XIX que, como tal, requiere, a través de sus tradicionales propuestas escolares, de toda una serie de condiciones actitudinales y procedimentales que, como adelantábamos, son los que justamente parecen escasear en su población de alumnos, niños y jóvenes del s. XXI (prestar atención durante cierto período de tiempo, leer un texto, escribir con letra prolija, etc.). Con este planteamiento no se pretende ni siquiera insinuar que haya que renunciar a que un chico escuche a su maestro, en clara referencia a la necesidad de reconocer las reglas y riquezas propias de cada institución pero, tampoco parece saludable y/o educativo solucionar rápida y linealmente el problema patologizando a los niños como si algunas expresiones de su conducta refirieran en forma unívoca a una enfermedad que puede superarse con medicación, sin analizar que puede ser un indicador de otras problemáticas.

Bernard Golse

A propósito, Bernard Golse (2003) advertía que lo que se define como patológico en un niño en una determinada época, puede ser considerado como “normal” en otra. Esto ocurre principalmente porque la interpretación de una sociedad sobre el funcionamiento de niños y adolescentes se funda sobre criterios educativos variables y sobre representaciones que dependen de ese momento histórico. Es decir, cada sociedad en un determinado tiempo, espera funcionamientos diferentes de los sujetos niños y adolescentes como si se establecieran contratos diferentes y exigencias distintas para pertenecer a ella, tolerando de forma variable las llamadas “desviaciones”.

Observemos a un grupo en situación de evaluación escolar (adolescentes de 15 años). La profesora da consignas. Juan está disperso asiente con la cabeza y juega con el bolígrafo y sus manos mientras conversa con Julio. Alicia parece más atenta. Llega Marta, otra compañera, todos hacen comentarios, alguno se levanta y cierra una ventana, comentan el partido de fútbol del día anterior; cambian de asientos, se ríen. Todos están con bolígrafos en mano y escriben. Algunos se envían mensajes a través de los teléfonos, se ríen. Mientras transcurre la clase, se consultan sobre diferentes cuestiones: la próxima salida del fin de semana, un tema de inglés… Varios indicadores del supuesto síndrome de desatención están presentes, sin embargo los resultados de la prueba (de 30 minutos de duración) fueron satisfactorios en mayor o menor medida para todo el grupo escolar.

Situaciones como éstas, cotidianas, hacen pensar que en un contexto urbano, complejo como el actual, se desarrollan mecanismos novedosos que estarían dando lugar a una organización evolutiva diferente.

El cuerpo, indispensable para nuestro ser en el mundo, aparece ligado a un contexto lleno de estímulos que parece no favorecer demasiado el arraigo ni la estabilidad. Se producen así modificaciones significativas en la conducta de los niños y jóvenes. A propósito y como señala M.C. Rojas (en Janin 2004) las sociedades de consumo y el tiempo acelerado e instantáneo parecen hacer obstáculo al pensamiento, al menos como lo conocíamos hasta ahora. Los estímulos a la par que veloces, siempre presentes, no dan tregua y desaparecen antes que podamos procesarlos.


Se constituye así un medio de hiperestimulación e hiperactividad en el que la conducta de los niños y adolescentes en el ámbito social y escolar parece seguir la misma dinámica. La hiperactividad que manifiestan conlleva también como contrapartida desatención, expresiones de una suerte de abandono del intento de responder al cúmulo de exigencias. Por su parte, ideales sociales vigentes que destacan por ejemplo la inmediatez, dejando de lado los tiempos de espera y la planificación, parecen propiciar ciertas formas de impulsividad. Los medios de comunicación parecen ser vehículo de este exceso. El zapping, por ejemplo, implica una sucesión dislocada de imágenes que difícilmente facilita el despliegue del pensamiento asociado a la cultura de la palabra. Todo ello también contribuye a construir una atención de variabilidad constante y corta duración: la atención del “consumidor” (Vasen, 2007).

Se instauran así subjetividades mediáticas, forjadas desde la diversidad de estímulos que se promueven desde los medios de comunicación.

La subjetividad mediática está sobresaturada de estímulos y la desatención o desconcentración parece ser un efecto de la hiperestimulación.

Desde esta perspectiva entonces, la atención se constituye, no como una disposición innata sino como construcción cultural. El énfasis en la dimensión visual, la aceleración de la imagen y el auge de la virtualidad peculiares de nuestro tiempo, van produciendo paulatinamente cambios en la subjetividad; y dentro del paisaje escolar, cambios en los modos de ser alumno. Parece ser, que la infancia se redefine, se transforma y que los niños y jóvenes no se despojan de estas improntas para entrar a clase. Atentos a lo señalado, resulta ser entonces que, los problemas de desatención e hiperactividad revisten hoy más que nunca, un enorme interés científico y clínico. Constituyen un verdadero analizador de lo que nos ocurre como sociedad, particularmente en relación con las infancias y sus vaivenes. En este sentido, resulta válido que desde la psicología y la psicopedagogía se habilite un espacio de reflexión a partir del cual comencemos a pensar, aunque sea en términos de sintomático, el hecho que en la actualidad, en un mundo cada vez más acelerado, paradójicamente, cada vez se tolera menos el movimiento de los sujetos en situación de aprendizaje dentro del ámbito escolar. La complejidad y los desafíos que hoy plantean las nuevas infancias y adolescencias nos imponen con perentoriedad poner en cuestión explicaciones y atenciones simplificadas. Las relaciones, las instituciones y las tareas requieren ser pensadas y reformuladas frente y junto con estas transformaciones. Resulta necesario entonces generar de manera impostergable entre los especialistas en psicología y educación discusiones acerca de la infancia, sus contextos y la patologización que está padeciendo. Reflexionar entorno a preguntas relativas al tipo de relación que existe entre la nueva subjetividad que hoy se está conformando en nuestros alumnos – pacientes- en el contexto de esta sociedad mediática y consumista en la que se encuentran inmersos y se crían, con las regulaciones disciplinarias que hoy se fomenta en las escuelas.

De la misma manera, resulta importante someter a consideración los efectos que algunos discursos y prácticas de la psicología y/o de la psicopedagogía puedan estar contribuyendo a producir en el ámbito escolar el incremento de diagnósticos relacionados con trastornos y déficits (de supuesta base orgánica). Por ejemplo, circula de manera tan generalizada por las escuelas que se ha vuelto natural escuchar a los docentes referirse a sus alumnos llamándolos no por su nombre de pila sino por la sigla que los identifica como portador de una determinada dificultad, utilizando para esto un tipo de vocabulario, plagado de términos técnicos propios más bien de una institución médico psiquiátrica que del ámbito escolar. ” Que en 5to año hay un niño que padece de ataque de pánico, que la alumnita nueva ingresa con un diagnóstico de T.G.D., que en 3ro hay dos T.D.H.A. y tres disléxicos, que en 1ro hay dos casos de anorexia. que un T.E.A. por allá, un T.O.C. por acá”. Cuerpos y mentes en pleno desarrollo aparecen así abreviados y encerrados con siglas traducidas del inglés.


La pregunta que se impone a continuación es si ¿cuentan luego los docentes con elementos suficientes como para descifrar lo que se dice de esos cuerpos, de esas mentes, de esos sujetos sujetados a algunas letras que buscan definirlo? ¿Qué supone este tipo de lenguaje y qué impone en los sujetos en pleno desarrollo? ¿Qué nos está pasando que no podemos acercarnos a estos sujetos desde otro lugar que no sea el del etiquetamiento?

Por su parte, muchas de las acciones que se realizan desde el ámbito de la Psicología y Psicopedagogía a través de profesionales particulares, instituciones públicas de salud e incluso desde los mismos equipos técnicos de orientación escolar en torno de estas situaciones, parecen reducirse a la descripción y establecimiento de estos nuevos diagnósticos que, con frecuencia, no constituyen más que un conjunto de formulaciones descriptivas que se transforman en peligrosos enunciados identificatorios en la medida que, de manera sutil pero no por eso menos eficaz, contribuyen a producir una suerte de etiquetamiento de los alumnos que los padecerían.

La patologización de la infancia y posterior medicalización de la misma, irrumpen entonces en el discurso escolar como solución posible para terminar con la desatención, la hiperactividad, la dificultad para aceptar límites que manifiestan hoy no pocos alumnos en las aulas. Ahora bien, y retomando el mismo ejemplo con el que en párrafos anteriores convocábamos la discusión: ¿es posible considerar al TDHA como un “diagnóstico -comodín”, que parece desconocer la incidencia de las condiciones contemporáneas en la configuración de la subjetividad? ¿No se están convirtiendo en patológicos algunos aspectos de la conducta infantil sin ponderar que se definen en un contexto social sumamente inestable, con parámetros poco claros para sentir confianza en los otros? ¿Por qué suponer a tantos niños con dificultades para prestar atención en clase desde un inicio “patológicos” en lugar de pensarlos como sujetos con distintas posibilidades que están atravesando momentos difíciles? ¿Dónde quedaron los niños y sus vaivenes, como sujetos en permanente devenir? ¿Dónde podemos ubicar sus deseos, sus temores y sus sufrimientos?

Profundizando en los fundamentos de los que parten muchos de estos “nuevos diagnósticos y sus respectivas propuestas “terapéuticas”, resulta válido, siguiendo con esto a J. A. Castorina (2005), poner a consideración si en realidad estas nuevas tendencias psicológicas no están haciendo otra cosa más que reeditar viejos argumentos defuerte sesgo biologicista-innatista determinista. Si esto es así, ante este tipo de discursos, recobran vigencia viejas antinomias que muchos pensábamos hace ya tiempo superadas: natura vs cultura, cuerpo vs alma, razón vs emoción. La patologización y medicalización de la infancia entonces, parece no tratarse de un asunto menor.
Ilustración de Laura De Vega Palacios

Requiere sin dudas de una mirada distinta y profundamente crítica respecto de aquellas que han contribuido a su producción. En este sentido, resulta necesario remitirnos a una concepción integral de salud que considere al sujeto en su complejidad intentando atender a las situaciones de consulta desde una perspectiva abarcativa que, “sin recortes”, apele a profundizar e integrar los aportes provenientes de las distintas áreas del conocimiento científico. Ante este panorama, la psicología y la psicopedagogía no pueden permanecer indiferentes, pero tampoco pueden hacer demasiado trabajando en forma aislada. Junto a la pedagogía, la filosofía, la sociología, la antropología, la medicina y a otras disciplinas terapéuticas, tienen mucho por hacer y decir, particularmente si se trata de construir alternativas ante problemáticas como éstas que afectan los derechos de nuestros niños y jóvenes.

Reunir aportes de distintas disciplinas implica poner en diálogo a las expresiones sintomáticas que se dan en los sujetos aquí mencionados con la transformación de las relaciones entre las distintas generaciones que intervienen en la institución escolar; el modo en que se habla de la niñez, la adolescencia y la juventud en los medios, con el fin de entender qué se ha transformado y cómo en estos últimos años respecto del estatuto de infancias y adolescencias.


Por su parte, y acotándonos con esto al ámbito específico del ejercicio profesional de la psicología y de la psicopedagogía, parece necesario también revisar algunas de nuestras prácticas y discursos, considerando, entre otras, cuestiones tales como: ¿en qué aspectos estamos haciendo eje a la hora de realizar las evaluaciones psicodiagnósticas o, según se trate, los diagnósticos psicopedagógicos? ¿Qué sucedería si, en lugar de abocarnos a medir los niveles de “déficit” de atención que ponen de manifiesto tantos niños hoy en la escuela nos preguntáramos por el origen y /o el destino de esa cuota de atención de la que parecen carecer? ¿Y si nos atreviéramos incluso a formularnos de manera inversa la pregunta? ¿Por qué los niños y adolescentes de hoy no debieran ser desatentos, hiperactivos y desobedientes? ¿Existen acaso muchas razones como para que no lo sean?

Seguramente, el análisis de estas cuestiones no sería sin consecuencias. Desplazar nuestra mirada profesional, descentrando nuestra atención de las conductas deficitarias (como si éstas fueran entidades autónomas, escindidas de un sujeto) para abocarnos en su lugar a tratar de entender el problema que cada uno de los sujetos ponen de manifiesto a través de sus respectivos trastornos, probablemente, produzca sus efectos ya en la misma evaluación que estamos pretendiendo realizar. De la misma manera, no menores serían las consecuencias de nuestras intervenciones si en lugar de preocuparnos sólo por encontrar la forma más rápida para hacer desaparecer las dificultades que manifiestan los alumnos, nuestros pacientes, nos ocupáramos en forma conjunta con la escuela por indagar acerca de los motivos por los cuales cada vez parece haber más niños en las aulas con problemas de atención, hiperactivos y/o con dificultades para aprender contenidos curriculares que les despiertan poco interés, aunque los docentes se esfuercen por enseñarles. Averiguar las razones por las cuales la detección del supuesto Trastorno ADD/H, parece ser más frecuente en la clase media y media alta que en clase baja o media baja o ¿por qué es mayor la frecuencia de consultas en varones que en mujeres?


Procurar acercar a los docentes herramientas que colaboren con la posibilidad de hablar de los sujetos que aprenden de otras maneras, propiciando así, la búsqueda de nuevos modos de aproximarse a las múltiples formas que viene adoptando la infancia y la adolescencia hoy y que, entre otras cuestiones, y solo para empezar, nos impide seguir refiriéndonos a ellas en singular.

Generar espacios de reflexión con los docentes que habiliten nuevas experiencias que contemplen modos, quizás inéditos, de vinculación con las distintas maneras de ser infante hoy. Es crucial trabajar con ellos para que puedan considerar las dificultades como diferencias y no como déficit.

Considerar las entrevistas y encuentros con padres como espacios privilegiados para aportar elementos que contribuyan a favorecer el sostén de los hijos, retomando con esto aquello de no abdicar a nuestra función de padres, como tan bien lo explicara Winicott ( 1971), y tan oportuno resulta hoy con tantos padres ocupados y sobre ocupados en sus propias cuestiones personales, sus propias crisis frente a la demanda insatisfecha de los hijos que les presten atención.

Trabajar en contextos íntersubjetivos, aunque estemos en sesiones individuales, para propiciar la construcción del sentimiento de reconocimiento mutuo que debería iniciarse en los primeros vínculos de la vida, acorde al desarrollo que hace Jesica Benjamín al respecto (1996 ), considerando que la desatención guarda los resabios de experiencias tempranas con escasa mutualidad afectiva y en ese sentido el reconocimiento mutuo puede estar organizado confusamente.

¿Qué impacto tendrá hacia el interior de las escuelas y de nuestras consultas este giro en la cuestión?… Interrogarnos en última instancia, acerca de qué estamos haciendo como sociedad y de manera particular con los niños y adolescentes , con el malestar que nosotros mismos generamos.

Revista SIGNOS Universitarios de la USAL- Año XXVIII. Nº 44- 2009. Número especial Aniversario de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía.

Gabriela Dueñas y Dra. Cecilia M. Kligman

FUENTE

2 de febrero de 2016

Eugenesia: el verdadero objetivo del virus Zika





Eugenesia: el verdadero objetivo del virus Zika
Posted on 2 febrero, 2016 by Cristina Martín Jiménez

Una nueva ola de pánico inducido recorre el planeta: la OMS declara la emergencia global

Rockefeller es el propietario del virus Zika

Nuevamente los medios de comunicación hacen llegar el pánico a todos los puntos del planeta. La Organización Mundial de la Salud, organismo dependiente de la ONU[1] alerta que “el virus Zika se expande de manera explosiva”[2]. A pesar de haberse identificado por primera vez en 1947 en Uganda, una vez más, no existen vacunas para la cura. La preocupación y el nivel de alerta es enorme. Tanto que ya existen países que recomiendan a sus mujeres no quedarse embarazadas.

A la OMS se la acusa desde varios frentes científicos, políticos y ciudadanos de colaborar con la estrategia de los laboratorios farmacéuticos para crear una alarma global con el fin de enriquecerse con la venta de vacunas. ¿Pero realmente todo o mejor dicho todos lo hacen por dinero? Muchos ciudadanos piensan que el motivo del alarmismo no es otro que el enriquecimiento de los industriales y políticos vinculados a las empresas de medicamentos. Pero es justamente al contrario. A los miembros del club les interesa mantener relaciones con otros propietarios y accionistas de laboratorios farmacéuticos porque estos son instrumentos del club, usados por los su núcleo duro para mantener controlada a la población mediante el miedo perpetuo. Los cuantiosos beneficios económicos que obtienen las farmacéuticas es el pago por los servicios prestados a la causa. En este asunto, como en muchos otros, para Bilderbergel fin no es el dinero sino el control social. El engaño es que quieren que creamos que lo hacen por dinero. Ahí está la mentira usada para despistar a la opinión pública. De nuevo, en un tema de salud en este caso, aparece el miedo como el pilar del control de la sociedad. ¡Dejemos el temor ya! Así no podemos vivir. No permitamos que nos manipulen con la mentira.

“Permítanme manifestar la firme convicción de que de lo único a que debemos sentir temor es al temor mismo, al miedo anónimo, irracional y sin sentido que paraliza todos los esfuerzos que son necesarios para convertir el retroceso en una marcha hacia delante”. – Franklin Delano Roosevelt (4 de marzo de 1933).

La posible expansión explosiva del virus Zika y su falta de vacuna están relacionadas directamente con el control de reducción de población que la alta cúpula de Bilderberg puso en práctica hace décadas. El uso de vacunas que atentan contra el sistema inmunológico humano está vinculado a la política eugenésica expandida por los bilderbergs. David Rockefeller intervino (en el marco del Business Council for the United Nations), como presidente del Grupo Rockefeller, en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo celebrada la primera quincena de septiembre de 1994 en El Cairo (Egipto) organizada por la ONU. En su discurso, Rockefeller destaca la idea de la necesidad de contener el crecimiento humano para evitar una superpoblación. De ahí que se haga imprescindible aprobar medidas eugenésicas. En segundo lugar, hay que resaltar el papel preponderante y exclusivo que Rockefeller desea otorgar a la ONU en esta tarea de controlar el desarrollo de la población mundial. La ONU es el organismo que los bilderbergs quieren como gobierno mundial, controlado, claro está, por una élite privada. Es decir, por ellos.




Evidentemente este artículo va sobre el virus Zika. Sin embargo, para que para que te des cuenta cómo se cumplen los mismos patrones de comportamiento, cómo de manipulable es el ser humano inyectando en sus mentes el virus del miedo, desde el primer párrafo de este artículo hasta hasta estas líneas, todo es un extracto del comienzo del capítulo 14 de un libro que se publicó en el año 2010 bajo el título “El Club Bilderberg. La realidad sobre los amos del mundo”. Una obra que desapareció durante cinco años del mercado sin razón aparente y sin explicaciones, y que en diciembre de 2014 ha vuelto a ver la luz bajo el nombre de “Los amos del mundo al acecho”. En él se hablaba de la mentira sobre un virus. Del virus de la gripe A. Sin embargo, esto que publiqué hace ya más de cinco años para hablar de la gripe A me ha servido hoy, exactamente igual, para hablar del virus Zika. Sustituyendo “gripe A” por “virus Zika”. Y añadiendo algunos enlaces sobre la noticia.

Control social. A través del miedo. Y el campo de la salud es territorio fructífero para ello. Fíjate cómo de efectivo puede ser que los medios de comunicación de masas nos están bombardeando en los últimos días sobre este tema.

Observa lo que se plantea desde un medio propiedad de Bilderberg como el Washington Post. Fíjate en el titular ideológico: “el gran dilema del nuevo virus Zika es el aborto”. ¿Recuerdas el memorandum 200 firmado por Kissinger? En él defendía que el aborto se ha mostrado muy eficaz para disminuir la población. Y también sostenía que el aumento de población en los países menos desarrollados pone en peligro el sistema americano, el imperio global.

“Cuando las mujeres estén desesperadas… buscarán sus propias soluciones”, (problema – solución) dice Carmen Barroso, directora para el hemisferio occidental de la Federación Internacional de Paternidad Planeada, aprovechando para hacer campaña propagandística del control de nacimientos. Un control que siempre se aplica a los pobres. Los bilderbergs pueden tener los hijos que quieran. Los hijos de los pobres ponen en peligro el sistema.






Un virus, el Zika, que puedes comprar por unos 600 € y fue patentado por la familia Rockefeller.

Según Jon Rappoport, periodista de investigación especializado en estos temas, “la coincidencia entre los casos de zika y de microcefalia no se deben a que el primero provoque la segunda, sino a que se están soltando intencionadamente mosquitos que transmiten el zika, con la coartada de luchar contra el dengue. Y que estas sueltas están siendo realizadas precisamente en las áreas en las que se están dando los casos de microcefalia. Provocando artificialmente la vinculación entre los casos de zika y de microcefalia.”

¿Qué puede haber tras todo esto?

Ocultar que tras estos casos esté el uso indiscriminado de pesticidas que “provocan defectos de nacimiento como los que presuntamente y de forma no demostrada, provoca el virus Zika.”

El actual brote mundial del virus Zika pudo haberse originado durante los ensayos financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates que, como sabes, forman parte de Bilderberg y también son partidarios del gobierno mundial y el control poblacional.

Mientras ellos juegan y ensayan con los seres humanos, sus mass media nos piden no tener hijos. No quedar embarazadas hasta julio de 2016. O hasta que ellos quieran. Cuando terminen sus ensayos con la población, por ejemplo.


[1] La Organización Mundial de la Salud (OMS) es el organismo de las Naciones Unidas (ONU) especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial. Organizada por iniciativa del Consejo Económico y Social de la ONU que impulsó la redacción de los primeros estatutos de la OMS. La primera reunión de la OMS tuvo lugar en Ginebra, en 1948. Los 193 Estados Miembros de la OMS gobiernan la organización por medio de la Asamblea Mundial de la Salud. La Asamblea está compuesta por representantes de todos los Estados Miembros de la OMS.
[2] http://internacional.elpais.com/internacional/2016/01/28/actualidad/1453989176_570383.html



¡Sígueme!  Cristina Martín Jiménez

Periodista de investigación y escritora.

Primera autora a nivel mundial que se atrevió a publicar una obra íntegra sobre El Club Bilderberg en el libro: 'El Club Bilderberg. Los amos del mundo' (abril de 2005).

He publicado mi quinta obra: 'Los planes del Club Bilderberg para España' (2/6/15).

30 de enero de 2016

VIRUS ZIKA: ¿OTRA ESTAFA GIGANTESCA?





Artículo escrito por Jon Rappoport.

De nuevo Jon Rappoport nos muestra un punto de vista muy diferente al oficial, esta vez en referencia a la histeria artificial desatada con el virus Zika.

Ahora que la histeria con el Zika se está expandiendo a marchas forzadas, vale la pena que todo el mundo lea este artículo para tener un punto de vista alternativo…


La histeria vende y es el momento de volver a provocar histeria de nuevo.

Ahora el virus de moda es el virus Zika.

Nos están diciendo que lo transmiten los mosquitos y que puede causar defectos de nacimiento en los bebés, provocando microcefalia, es decir, niños discapacitados de nacimiento con un cerebro y un cráneo más pequeños de lo normal.

Los titulares son terroríficos, del tipo:

“Brasil envía 200.000 soldados para detener la propagación de Zika”

“Manténgase alejado de Río si está embarazada”

“‘Perdemos la batalla contra los mosquitos”

“Virus amenazando dos continentes”


La histeria repentina llega al punto de que diarios como el Daily Mail indica que las mujeres embarazadas están siendo advertidas de no viajar a 22 países de América Latina y África. Varios casos de Zika ya se están reportando en Italia, el Reino Unido y España, así como Dinamarca o Suecia.

Un artículo llamativo lo encontramos en el Washington Post, titulado: “A medida que el virus Zika se propaga, El Salvador pide a las mujeres que no se queden embarazadas hasta el año 2018”:

“La rápida propagación del virus Zika ha llevado a los gobiernos latinoamericanos a instar a las mujeres a no quedar embarazadas durante un máximo de dos años, una precaución extraordinaria dirigida a evitar los defectos de nacimiento que se creen que están vinculados a la enfermedad transmitida por mosquitos”


“Se trata de un fenómeno nuevo con una capacidad potencia para cambiar la cultura en varias naciones, donde se ha pedido a las poblaciones que retrasen la procreación. La Organización Mundial de la Salud dice que al menos 20 países o territorios de la región, entre ellos Barbados y Bolivia, Guadalupe y Guatemala, Puerto Rico y Panamá, han registrado la transmisión del virus”.


Así que ahora tenemos gobiernos advirtiendo a las mujeres de que no queden embarazadas.

Parece un nuevo método de despoblación: “No se quede embarazada. Si lo hace y un mosquito la pica, usted podría dar a luz a un niño gravemente dañado”.

A ello se suman los avisos masivos contra los viajes, para las mujeres embarazadas. Y 200.000 soldados en Brasil, sede de los próximos Juegos Olímpicos, van de puerta en puerta distribuyendo información acerca de esta nueva “plaga”.

Un auténtico estado de histeria inducido.

Así que vamos a examinar un poco la ciencia real que se oculta detrás del virus Zika y la afirmación de que está causando defectos de nacimiento.


Antes de que se pueda establecer de forma segura que un virus causa una enfermedad, se necesita haber realizado algunos procedimientos.

En primer lugar, se debe probar que el virus existe. Tiene que ser aislado del tejido enfermo de un portador humano y después ese tejido tiene que ser puesto bajo un microscopio electrónico, en el que se deberán ver muchos ejemplares del virus, en este caso del Zika.

En segundo lugar, las pruebas tienen que ejecutarse en muchos casos diferentes de humanos sospechosos de llevar el virus, y estas pruebas tienen que revelar grandes cantidades de Zika en el cuerpo.

Este es el “kit de inicio básico” para decidir que un virus puede ser la causa de una enfermedad humana real.

Rappoport afirma que al examinar la literatura publicada sobre el Zika, hasta ahora no ha visto informes sobre el análisis de tejido enfermo de un ser humano, seguido de fotos de microscopio electrónico que revele grandes cantidades de Zika.

En cuanto a las pruebas de diagnóstico de casos de posibles humanos infectados, como de costumbre, se utilizan dos grandes tipos de pruebas: la prueba de anticuerpos y el PCR.


Voy a revisar brevemente los defectos graves en estas dos pruebas.

A-Los anticuerpos son exploradores del sistema inmunológico que identifican a los invasores que penetran en el cuerpo. Los anticuerpos identifican a los intrusos para que otros elementos del sistema inmunológico puedan repelerlos y destruirlos.

Cuando una prueba muestra que los anticuerpos dirigidos contra un virus específico (como el Zika) están presentes en el cuerpo, eso significa que el cuerpo ha contactado con ese virus, (si la prueba para el Zika se hizo bien y no da un falso positivo resultado). Cabe destacar que los falsos positivos son frecuentes. Pero más desastroso aún: el hecho de demostrar que el cuerpo tuvo contacto con un virus específico, no dice absolutamente nada acerca de si el paciente está enfermo o va a enfermar.


De hecho, antes de 1985, una prueba de anticuerpos positiva era interpretada generalmente como una buena señal: el sistema inmunológico del cuerpo había encontrado y vencido al invasor. En cambio, después de 1985, la “ciencia” dió un giro y pasó a interpretar que un resultado positivo significa que la persona está enferma o va a enfermar. Y eso significaba, por supuesto, más falsos diagnósticos de la enfermedad y más beneficios procedentes de los consiguientes tratamientos.

Así es como, cuando se “anuncian epidemias”, las agencias de salud pueden inflar falsamente el número de casos hasta números sobredimensionados.


B-La PCR es una prueba muy sofisticada y difícil de ejecutar. Es propensa a errores. Se necesita una cantidad minúscula de material que se supone que es un fragmento de un virus, y se multiplica para que se pueda observar ese fragmento.

El primer problema con la prueba es: ¿los técnicos en efecto elegir una pequeña muestra que en realidad es una pieza del virus en cuestión? ¿O son simplemente restos de escombros genéticos?

El segundo problema es: la prueba, a pesar de todas las afirmaciones que sostienen lo contrario, no dice nada fiable sobre la cantidad de virus que hay en el cuerpo del paciente. ¿Porque es esto importante? Porque usted necesita una gran cantidad de virus en el cuerpo para empezar a decir que está causando la enfermedad.

Una cantidad muy pequeña es trivial.


Con estas dos pruebas inútiles, la de anticuerpos y el PCR, los investigadores y los médicos no tienen ninguna pista significativa acerca de si un paciente está enfermo como consecuencia del Zika.

Todos los informes sobre posibles casos pasan a ser sospechosos.

Por lo tanto, atribuir problemas muy serios al Zika a nivel mundial es insostenible y especulativo. Eso NO es ciencia.

Y dar el salto de llegar a afirmar que el virus está causando que las mujeres embarazadas den a luz a bebés con cabezas muy pequeñas y cerebros deteriorados es absurdo.

¿Quién se beneficia de esta falsa “ciencia” sobre el Zika?

Ciertamente, las empresas que están liberando mosquitos genéticamente modificados como método para prevención de enfermedades. La mayor de estas compañías se llama Oxitec.

Hasta el momento, los mosquitos transgénicos de Oxitec se utilizan para reducir la fiebre del dengue en Brasil, Malasia y las Islas Caimán. Florida es el próximo territorio en la agenda donde se liberaran los mosquitos OGM de Oxitec.

Pero con la inmensa oportunidad de negocio que proporciona el Zika, “transmitido por una plaga de mosquitos”, ya podemos imaginarnos que pronto nos venderán la necesidad de llenar todo el planeta de mosquitos genéticamente modificados para “salvar al planeta de esta nueva amenaza”…

Sin embargo, cabe destacar que hay algunos problemas con los mosquitos transgénicos.


Una ciudad en Brasil ha informado que siguen teniendo niveles elevados de dengue, a pesar de que los mosquitos OGM se hayan introducido para combatir esa enfermedad.

La hipótesis científica para hacernos creer que los mosquitos OGM van a salvarnos es: el mosquito transgénico (macho) inseminará a las hembras naturales, pero no proliferará ninguna generación real de mosquitos más allá de la etapa larval, debido a los genes modificados. Sin embargo, esta tasa de natalidad cayendo en picado en los mosquitos es la única “prueba” de que el gran experimento es seguro. No hay estudios sobre los efectos sobre la salud a largo plazo de estas técnicas, algo que recuerda mucho a lo que sucede con la introducción de los cultivos OGM: sólo se ofrecen garantías insulsas, sin pruebas científicas concluyentes sobre sus efectos a medio o largo plazo.

No hace falta decir que sin extensas pruebas de laboratorio, no hay forma de saber lo que estos mosquitos transgénicos en realidad están aportando al medio ambiente, más allá de las afirmaciones de los investigadores pagados por las empresas de biotecnología.

Dondequiera que se hayan introducido estos mosquitos transgénicos, o estén a punto de ser introducidos, las poblaciones humanas no han sido consultados para que den su autorización. Todo está siendo realizado por el gobierno y las élites corporativas sin pedir permiso ni opinión a nadie.

Es experimentación humana a gran escala.


Además existe la preocupación de que, si de hecho los mosquitos portadores del dengue son realmente eliminados, el vacío que provocan pueda ser llenado por otro portador del dengue, el mosquito tigre asiático, que se reproduce mucho más rápido y es extremadamente agresivo.

Aparte de “estos pequeños defectos de forma”, el resto todo es perfecto. Vamos a tener un gran desfile de bienvenida para los mosquitos genéticamente modificados expandidos por todo el planeta.

Pero volvamos al caso del virus Zika: ¿Qué es lo que realmente está causando que las madres den a luz a bebés con cabezas muy pequeñas y cerebros con discapacidad?

Si este es un fenómeno reciente, deberíamos empezar con una investigación profunda y muy específica centrada en los mosquitos genéticamente modificados que se han liberado recientemente en Brasil para diezmar a los mosquitos que transmiten la fiebre del dengue.

Al fin y al cabo, ese hecho coincide en el tiempo con este fenómeno creciente de niños nacidos con microcefalia y debería ser investigado adecuadamente.


Pero más allá de esta investigación que debería emprenderse (y que nadie emprende), me gustaría prestar atención a un informe como este , publicado en el Río Times, el 05/05/15, “Brasil se muestra como el mayor consumidor mundial de plaguicidas”:

“El uso de pesticidas en Brasil creció más de un 162% entre 2000 y 2012, según el último informe de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (ABRASCO), convirtiendo al país en el principal consumidor de plaguicidas del mundo. Según la entidad, el sector de la agricultura brasileña compró más de 823.000 toneladas de plaguicidas en el 2012 “

“El informe ABRASCO, titulado ‘Una alerta de los impactos de los plaguicidas sobre la salud’, fue lanzado la semana pasada en Río de Janeiro. El informe incluye estudios científicos, incluyendo los datos del Instituto Nacional del Cáncer, que muestra una relación directa entre el uso de pesticidas y problemas de salud “.


He aquí una muy reveladora cita de este informe:

“No sólo estamos utilizando más pesticidas, sino que estamos usando pesticidas más potentes y más fuertes. Nos hemos visto obligados a importar plaguicidas que ni siquiera habían sido permitidos en Brasil, para combatir las plagas que atacaron las plantas de soja y algodón transgénicos…”

“… 22 de los cincuenta principales ingredientes activos utilizados en los plaguicidas en Brasil hoy en día, han sido prohibidos en la mayoría de los otros países”

Y aún hay más. Así nos lo decía la agencia Reuters el 19 de mayo de 2015, “Fiscales de Brasil reclaman 16 millones de dólares a los fabricantes de plaguicidas”:

“Los fiscales brasileños dijeron que reclamarían al menos 50 millones de reales (16,6 millones de dólares) de las multinacionles fabricantes de plaguicidas, por presuntas violaciones de seguridad en un centro de recogida de envases usados de plaguicidas…Esos fabricantes incluyen a las filiales brasileñas de BASF, DuPont, Monsanto, Nufarm, Syngenta, Adama, FMC y Nortox… Los cargos contra ellos se producen después de que científicos, reguladores, funcionarios de salud pública y consumidores se quejen cada vez más por el hecho de que el ascenso de Brasil como potencia agrícola, haya llevado a un uso inseguro y excesivo de pesticidas. Reuters informó en abril que al menos cuatro fabricantes extranjeros venden pesticidas en Brasil que no se les permite vender en sus mercados nacionales”


¿Qué tal una investigación en profundidad, sobre el terreno, sondeando la conexión entre estos pesticidas y la oleada de defectos de nacimiento que se producen en Brasil?

¿Alguien ha dicho algo sobre esto en los medios de comunicación?

¿Alguien reclama una investigación para dirimir esta posible correlación de hechos?

¿No será que a lo mejor, algunas élites económicas implicadas, prefieren usar la existencia de un virus como tapadera, con el fin de explicar el daño horrendo que están provocando los productos químicos que venden?

Por si a alguien le queda alguna duda, aquí tenemos este estudio, publicado en Environmental Health Perspectives el 1 de julio de 2011: “Los biomarcadores urinarios exposición prenatal a la atrazina”.

En este estudio, podemos encontrar una cita que hace referencia a uno de esos supuestos efectos provocados por el Zika:

“La presencia frente a la ausencia, de niveles cuantificables de atrazina en los plaguicidas o del metabolito específico atrazina, se asocian con restricción del crecimiento fetal…y provocan una menor circunferencia de la cabeza en los recién nacidos…la circunferencia de la cabeza también se asocia inversamente con la presencia del herbicida metolacloro”



Es decir, los pesticidas con atrazina, provocan defectos de nacimiento como los que presuntamente y de forma no demostrada, provoca el virus Zika.

¿Empiezan a ver ustedes la relación de los hechos que se oculta tras toda esta maniobra?

Por supuesto, tanto la atrazina como el metolacloro, son pesticidas que se están usando en Brasil a gran escala estos últimos años.


¿Por qué esta conexión con los defectos de nacimiento está siendo ampliamente ignorada?

Es obvio que el “virus” es el nuevo comodín, la mejor tapadera jamás inventada para encubrir los efectos nocivos de todo tipo de productos químicos que nos rodean.

Además, el virus Zika, lleva siendo reportado al menos desde finales de la década de 1940 y principios de la de 1950.

Sin embargo, y de repente, después de décadas de solo provocar una enfermedad leve que desaparece por sí sola, ahora provoca “daños horrendos de nacimiento en los niños”.


Por otra parte, muchas de las mujeres que están dando a luz a bebés deformes, curiosamente dan negativo en la prueba para detectar la presencia del virus Zika.

Ya hemos hablado de que los pesticidas utilizados a gran escala en Brasil, pueden provocar estos mismos defectos de nacimiento, tal y como demuestran múltiples informes científicos previos ampliamente ignorados por los medios.

Pero tenemos más sospechosos, como por ejemplo, la vacuna Tdap (Tosferina, Difteria, Tétanos).

Este es otro caso de correlación realmente sospechoso.

Un estudio publicado en la US National Library of Medicine, titulado “La tos ferina en niños pequeños: una enfermedad grave prevenible por vacunación”, lo explica:

“…a finales de 2014, el Ministerio de Salud de Brasil anunció la introducción de la vacuna Tdap para todas las mujeres embarazadas en Brasil”


Obviamente, las mujeres embarazadas son el grupo objetivo; en estos momentos están dando a luz a bebés con cabezas más pequeñas y daños cerebrales, y les recomendaron que tomaran la vacuna Tdap tan recientemente como en 2014.

Tal y como indica Barbara Loe Fisher, del Centro Nacional de Información sobre Vacunas:

“Las compañías farmacéuticas no probaron la seguridad y efectividad de la vacuna Tdap para mujeres embarazadas antes de que las vacunas fueran autorizadas en los EE.UU. y casi no hay datos sobre las respuestas biológicas inflamatorias o de otro tipo que estas vacunas podrían provocar y sobre cómo podrían afectar los resultados al embarazo y nacimiento…La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) enumera las vacunas contra la gripe y Tdap como agentes biológicos Pregnacy Category B o C, lo que significa que la prueba adecuada no se ha hecho en humanos para demostrar la seguridad para las mujeres embarazadas y no se sabe si las vacunas pueden causar daño fetal o afectar la capacidad de reproducción. Los fabricantes de estas vacunas afirman que los estudios de toxicidad y de fertilidad en humanos son inadecuados y advierten de que las vacunas contra la gripe y el Tdap deben suministrarse a una mujer embarazada sólo si es claramente necesario”


Y puestos a utilizar la ciencia para encontrar las posibles causas a esta oleada de niños nacidos con malformaciones, también podríamos considerar otros factores, como la desnutrición endémica grave, la pobreza extrema o la falta de saneamiento básico, que se produce en muchas partes de Brasil o América Latina y que afectan mucho más a personas pobres con un sistema inmune deprimido y que resultan ser más vulnerables a todo tipo de dolencias y enfermedades.

Para completar la visión alternativa sobre el asunto, aconsejamos también la lectura del artículo “ZIKA, MENTIRAS Y CINTAS DE VIDEO” de nuestro amigo Pedro Bustamante, donde se sintetizan diversas posiciones alternativas sobre el auténtico origen de esta plaga de casos de microcefalia y la utilización del virus Zika como tapadera.

A todo ello, añadamos también la inminencia de los Juegos Olímpicos de Río, que se producirán en agosto.

Hay varios escenarios que podrían jugarse en frente de una audiencia televisiva global. ¿Los propios juegos olímpicos podrán ser utilizados para crear la imagen de una especie de pandemia mundial? ¿Será una vacuna contra el Zika mágicamente “descubierta” y se precipitará su producción, en el momento justo para mostrar, como si fuera un gran anuncio planetario, a colas de ciudadanos caminando obedientemente a recibir esas vacunas antes y durante los juegos, cuando todos los focos estén sobre Brasil?


Uno de los objetivos que se pueden alcanzar al fabricar una epidemia falsa es, aparte del negocio inmediato, crear un escenario de miedo inducido que lleve a la población a obedecer ciegamente los dictados médicos y gubernamentales.

De repente, el germen invisible se convierte en una suerte de “pequeña terrorista” que solo la autoridad pertinente puede combatir.

Vale la pena pensar sobre esto, justo cuando empieza el bombardeo mediático masivo para inocularnos el “nuevo virus de moda”…

Jon Rappoport

Como comentario breve adicional, queremos añadir un hecho que no debería ser pasado por alto: la paranoia inducida hacia el virus Zika, no solo está siendo ampliamente promovida por los medios occidentales, sino que a ella se ha sumado, con todo su aparataje mediático, la cadena RT controlada por el Kremlin, que está contribuyendo esforzadamente en la promoción de esta paranoia.

Tal y como también ha hecho a la hora de promocionar la imagen de terror difuso de Estado Islámico.

Y lo hace justo ahora, que parece que las relaciones entre occidente y Rusia empiezan a relajarse y se intuye que Rusia tendrá el papel co-protagonista que Putin reclamaba para el Nuevo Orden Mundial.

Da que pensar que todos vayan a una, ¿no?

Fuentes: https://jonrappoport.wordpress.com/2016/01/28/is-the-dreaded-zika-virus-another-giant-scam/

Zika freakout: the hoax and the covert op continue

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...