BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

19 de agosto de 2011

Los alimentos orgánicos van a desaparecer.



19/08
2011
Muy pronto, los alimentos orgánicos van a desaparecer. Por Diego Ignacio Mur



En los últimos 15 años, una lista de cinco mega corporaciones biotecnológicas - Monsanto, Syngenta, Bayer, Dow y DuPont - compraron más de 200 otras empresas, lo que les permite dominar y controlar las semillas. Este atropello imparable ha sido tan dramático que cada vez es más difícil para los agricultores buscar alternativas. Como resultado, por ejemplo, en los EE.UU., el 90 por ciento de la soja es un producto genéticamente modificado, y muchos agricultores convencionales tienen problemas para obtener semillas naturales.

      De acuerdo a The Ecologist: "... Una solución para restringir el control podría se mediante la prohibición de la concesión de patentes sobre semillas, plantas y genes. Una patente otorga a una empresa derechos exclusivos para vender y desarrollar un nuevo invento. En el caso preciso de patentes sobre plantas y genes, se garantiza que estas corporaciones sean monopolios temporales y se prohíbe a los agricultores guardar semillas".

Fuentes: The Ecologist 07 de octubre 2010 
 Grist 20 de octubre 2010

Comentarios Dr. Mercola:

     En la actualidad, tan sólo cinco compañías - empresas de biotecnología - son dueñas de casi todas las semillas del mundo. Las enormes ramificaciones de esta situación deberían ser bastante obvias.

      Las semillas transgenicas -Genéticamente modificadas- (GM), especialmente de maíz y soja, se esparcen en muchas áreas del mundo eliminando el uso de semillas convencionales y su "herencia", y las antiguas prácticas de agricultura sostenible que producían alimentos sanos.

      Por ejemplo, en los EE.UU., desde el año 2009, los cultivos de soja genéticamente modificados (GM) representan el 91 por ciento del mercado de soja. Mientras tanto, el 100 por ciento del maíz es GM, así como el 88 por ciento del algodón.

      Muchos fanáticos pro-transgénicos argumentan que los cultivos genéticamente modificados (GM) son superiores a los cultivos naturales-tradicionales, pero la evidencia de lo contrario está a nuestro alrededor. 

Cinco gigantes de la biotecnología controlan hoy el mercado mundial de semillas

      La ilustración de abajo, proporcionada por The Ecologist, enseña cómo las cinco mega corporaciones biotecnológicas engulleron a otras compañías de semillas, grandes y pequeñas por igual, en todo el mundo, y con Monsanto claramente a la cabeza.

Click para ampliar (se abrirá en otra ventana)



Desde la década de 1980, Monsanto se convirtió en el líder mundial de modificación genética de semillas y es dueña de al menos 674 patentes de biotecnología. Esto es más que cualquier otra compañía. 

       Algo que no debería sorprender a nadie, teniendo en cuenta que la corporación invierte más de 2 millones de dolares por día en investigación y desarrollo.

      Sin embargo, Monsanto no sólo se dedica a patentar sus propias semillas transgénicas. También tiene tenido éxito patentando una gran cantidad de semillas para cultivos naturales.

      En esencia, Monsanto está patentando formas de vida. Un hecho único en la historia humana. Y lo hace sin un solo voto de aprobación, ni de la gente ni del Congreso de EEUU, ni de gobiernos de naciones extranjeras.

      Al hacer esto, la Corporación Monsanto se convirtió en la única propietaria de muchas de las semillas que son básicas para el suministro mundial de alimentos ... 

       Hoy, la biotecnológica norteamericana se encuentra en una posición de enorme poder sobre la humanidad, un poder que ninguna empresa privada (con ánimos de lucro) debería poseer.

Los otros pesos pesados ​​son Syngenta, Bayer, Dow y DuPont.


      Combinados, adquirieron más de 200 compañías de semillas en los últimos 15 años. Y juntos, no sólo amenazan la continuidad de las prácticas agrícolas sostenibles y renovables. El monopolio de estas bestiales compañías sobre el suministro de alimentos, amenaza la salud de cada persona en el planeta.

El impacto de los monopolios de semillas GM

       Los agricultores se ven obligados a utilizar semillas transgénicas, simplemente porque no hay fuentes alternativas. El efecto de esto es la perdida total de la agricultura renovable - la vieja práctica del ahorro y la resiembra de semillas de una cosecha a otra.

       Como menciona en The Ecologist, una solución a este creciente problema sería hacer prohibir el uso de patentes sobre semillas, plantas y genes. Por el momento, cada semilla GM está patentado y es vendida bajo derechos exclusivos. Por lo tanto, los agricultores deben volver a comprar las semillas GM cada año, ya que ahorrar semillas es considerado una infracción de patente. Incluso si una persona guarda las semillas GM "reglamentarias", debe pagar una licencia para poder sembrarlas el siguiente año.

       Esto, por supuesto, se traduce en mayores costos y menos opciones de productos. 

      A esto se añade la mayor necesidad de pesticidas y herbicidas que requieren los transgénicos, y el costo siempre creciente de estos productos, por lo cual los agricultores terminan con cultivos mucho más caros que además tienen el potencial de fallar con mucha mayor frecuencia que la siembra convencional, y que también, conducen a una producción extremadamente perjudicial para la salud de los animales y humanos.

      Las únicas que ganan son las corporaciones, mientras los agricultores y los consumidores finales: pierden, pierden y pierden.

Cultivos GM = costos más elevados, menor rendimiento, y alimentos peligrosos

      Hace dos años, 400 científicos de todo el mundo realizaron un informe que evidencia cómo las patentes de semillas y las plantas transgenicas encarecen los costos, en lugar de reducirlos como promete Monsanto. 

      Por ejemplo, entre 1996, cuando las semillas GM fueron introducidas al mercado, y el año 2007, los precios de las semillas de soja y maíz se duplicaron.

      Sin embargo, el "precio" que los agricultores pagan por usar semillas GM no termina ahí.

      Una dolorosa prueba sobre los efectos devastadores de este cambio en la agricultura puede observarse en el alza de la tasa de suicidios en la India , donde la creciente deuda combinada con frecuentes pérdidas ocasionadas por cosechas GM llevaron a los agricultores al borde de la desesperación: 
África también ha sido afectada negativamente por los cultivos transgénicos.

       SeattleGlobalJustice.org informó recientemente que: "en el 2009, los granos de maíz modificados genéticamente de Monsanto, indujeron a la devastación económica a cientos de agricultores. Según Mariam Mayet, abogada ambientalista y directora del Centro Africano para la Bioseguridad en Johannesburgo, algunos agricultores sufrieron hasta un 80 por ciento de pérdidas en sus cosechas"

      Cuando los cultivos transgénicos fueron presentados en el mercado se prometió: Mayor rendimiento, menor costo y menor uso de plaguicidas. Cada punto, una mentira flagrante. 

       Por el contrario, la soja GM rinde hasta en un 20 por ciento menos en comparación con la soja natural, y el fracaso del algodón (Bt) transgenico es de un 100 por ciento en La India, acorde a registros oficiales. 

       En los EE.UU., los estudios por científicos del USDA y la Universidad de Georgia demostraron que el cultivo de algodón transgénico puede resultar en una caída de ingresos de hasta un 40 por ciento. 

       En cuanto a la utilización de plaguicidas, los datos de la USDA en Estados Unidos, revelan que los cultivos transgénicos han aumentado progresivamente el uso de pesticidas entre 1996 y el 2003 llegando hasta los £50 millones (libras), y el uso de glifosato se multiplicó por 15 entre 1994 y 2005, junto con el aumento de otros herbicidas, más poderosos, para hacer frente a las "supermalezas" resistentes al glifosato.

      Estas "supermalezas", que toleran el RoundUp Ready de Monsanto, y que resistentes el Bt, evidencian los dos principales rasgos de la absoluta inutilidad de los cultivos GM ...

Pero eso no es todo:
 Se ha confirmado cientificamente contaminación transgenica en la naturaleza.

Links en BWN Patagonia:
Aunque Monsanto, y científicos sobornados por la corporación, niegan la contaminación transgenica en la naturaleza, hace mucho tiempo se predijo con precisión que ocurriría. 

      Expertos confirmaron recientemente que el genoma (ya sea vegetal, animal o humano) NO es constante y estático. 
      Contra toda coherencia, la afirmación opuesta constituye la "base científica" de la industria de ingeniería genética en plantas y animales. 

      Los genetistas en cambio, descubrieron que el genoma es muy dinámico y cambiante, y que la transformación es constante y relativa a su adaptación con el medio ambiente. 

      En realidad, los cultivos transgénicos son un experimento científico sobre la base de suposiciones erróneas, donde cualquier desastre es posible.
      El accionar de las corporaciones biotecnologicas no deparara nada bueno a la humanidad, ni a la naturaleza. Y Monsanto, sigue atropellando cualquier evidencia cientifica en pos de un beneficio económico propio.

      El informe, "Future of seeds and food (El futuro de las semillas y los alimentos"), publicado el año pasado por la Coalición Internacional de No a las Patentes sobre Semillas, llama a poner fin a las patentes sobre las semillas, plantas y animales, y a la necesidad de frenar el monopolio de los alimentos originado por la Biotecnología Industrial. Este es un buen momento para estar de acuerdo, mientras se agota el tiempo.

       Nuestra salud está riesgo.
      Ya existen indicios claros que señalan como mínimo, que el monopolio de las semillas GM, contaminará TODO el suministro de alimentos a nivel mundial. Y que esto significa un grave riesgo para la salud humana.

¿Como?

      Muchos chacareros convencionales e incluso ecologistas, se ven hoy obligados a utilizar las semillas modificadas genéticamente. ¡Simplemente porque no hay otras opciones disponibles!

La situación es peor de lo que creíamos


       No solo existen los problemas anteriormente mencionados respecto a cultivos transgénicos, que se han discutido en los últimos años.

      Hoy en día, incluso aquellos que están convencidos de los peligros de los cultivos OGM, y que quieren evitar el uso de semillas transgenicas, simplemente no pueden, en muchos casos. 

      Recientemente se publicó en Internet (idioma ingles), una carta de un agricultor ue dirige una pequeña granja ecológica en Ohio, y que no desea utilizar transgenicos. En el escrito, el agricultor señala que se dedica a la agricultura ecológica, pero que sin embargo se encuentra ahora en la impensada situación de tener que comprar semillas de maíz GM de Monsanto para alimentar sus cerdos y gallinas.

Click para ampliar (La imagen se expenderá en otra ventana)



      En resumen: El granjero está diciendo que Monsanto a monopolizado el mercado de alimentos para animales en su área, y que costear el sembradío de alimentos para sus animales, no es posible para él.

      Declaraciones más importantes en la carta: "Tenemos cerdos y gallinas y no podemos obtener alimentos que no sean transgenicos. Monsanto ha monopolizado la industria, forzando a los granjeros pequeños a alimentar sus animales con transgenicos", "Nos vemos obligados a comprar sus productos. Muchos de nosotros no queremos engordar los bolsillos de Monsanto, sin embargo tenemos pocas opciones. Sembrar nuestros propios alimentos no es rentable para nosotros", "Estoy escribiendo esta breve carta para que usted sepa sobre el problema. Si nosotros paramos de comprar los productos contaminados de Monsanto en la tienda, la corporación aún tendrá una gran influencia en la industria, y esos OMG's terminaran en el estomago de la gente que consume leche, ya que las vacas también son alimentadas solo con pasto. Además los vendedores minoristas no tienen idea de lo que hablamos", "El encargado de la tienda donde compramos los productos para alimentar a nuestros animales ¡No tenía ni la menor idea de que son los OGM!", "No puedo encontrar alimentos orgánicos para mis animales en ninguna parte. Creo que la solución sería alentar a los dueños de campos a cultivar alimentos orgánicos para animales en sus chacras, en mi área".

¡Se parte de la solución!

      Pese a cualquier propaganda que haya oído sobre los beneficios de utilizar transgenicos, creame: Un gran cambio hacia la agricultura orgánica - que por definición NO ES Geneticamente Modificada - podría mejorar su actividad económica, y al mismo tiempo proteger y mejorar el medio ambiente, ayudar a los animales y beneficiar la salud humana en el presente y el futuro.

      La agricultura orgánica podría ser, incluso, la verdadera solución para paliar el hambre mundial. De acuerdo a un estudio danés presentado ante la ONU en el año 2007: Los sistemas modernos diseñados para cultivos ecológicos resultan plenamente más eficientes que los transgenicos para el abastecimiento mundial. Además de mejorar el beneficio económico de los productores.

      Muchos agricultores temen moverse a la producción orgánica porque los rendimientos de los cultivos podrían, inicialmente, caer hasta en un 50 por ciento. Esto podría suceder tan solo al principio, antes de "regresar a la carrera" adoptando la nueva sincronización, tiempos, etc. Sin embargo, el problema puede mitigarse, porque los agricultores no tendrían que gastar más dinero en plaguicidas tóxicos, cuyos precios han aumentado en un 75 por ciento hasta el día de la fecha, y seguirán aumentando.

      Desafortunadamente, no podemos esperar a que los líderes mundiales se pongan al día con la evidencia cientifica y adviertan la situación desesperada en la se encuentra nuestra especie. El tiempo se agota.

      Como lo demuestran los hechos, nuestra capacidad de producir alimentos orgánicos está bajo constante ataque.

      Entonces, por favor, no espere por tiempo indeterminado creyendo que tendrá tiempo en el futuro.

      En lugar de eso, usted tiene que comenzar AHORA, promoviendo el cultivo orgánico, y concientizando a los productores locales sobre la importancia de cultivar alimentos orgánicos.

No importa su lugar de residencia. Hagase un favor mientras tanto, aprovechando las fuentes locales de alimentos orgánicos con tanta frecuencia como le sea posible.


      Además, tome todas las medidas posibles para evitar los alimentos modificados genéticamente. Aquí hay una lista de consejos que le ayudarán a hacer precisamente eso:
  • Reducir o eliminar los alimentos procesados. Un 75 por ciento de los alimentos procesados ​​contienen ingredientes transgénicos.
  • Leer atentamente las etiquetas de los alimentos en el supermercado. Tener en cuenta al mirar la etiqueta del producto: Los ingredientes como harina de maíz y harina, dextrina, almidón, salsa de soja, margarina y queso de soja (por nombrar algunos) están en la lista transgenica (de maíz modificado genéticamente o de soja), a menos que se enumeran como orgánicos.
  • Comprar productos orgánicos. Comprar orgánicos es la mejor manera de asegurar que su comida no ha sido modificado genéticamente.
      Evite la compra de pesticidas y herbicidas de Monsanto para su hogar. 

© Diego Ignacio Mur
BWN Patagonia ®
       
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...