BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

19 de septiembre de 2011

Un componente de los plásticos vinculado con epidemia de diabetes?



Un editorial critica las 'reticencias de las autoridades para actuar contra el BPA' . La FDA ha reiterado una vez más que el bisfenol A es seguro, incluso para los niños. 

MADRID.- Botellas de agua, latas de refresco, cepillos de dientes, biberones... Cada año se fabrican más de 3.000 millones de kilos de bisfenol A (BPA) que forman parte de todo tipo de productos plásticos de policarbonato que utilizamos a diario. Un informe sobre esta sustancia, que aparece en el último número de 'JAMA', muestra su relación con la enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2 y alteraciones hepáticas.

"Más del 90% de la población estadounidense tiene niveles detectables de este compuesto", según los autores del trabajo. Es más, los resultados obtenidos en este trabajo sugieren que "la exposición de la población general supera la dosis de referencia de 50 microgramos por kilogramo de peso y día".

Numerosos experimentos realizados con animales e informes acerca de esta sustancia han detectado serias consecuencias para la salud por la exposición continua al BPA. Alteraciones en el metabolismo de la glucosa, de los lípidos, en el estrés oxidativo, etc. Basándose en esta información, un equipo del Peninsula Medical School en Exeter (Reino Unido) analizó la relación entre las concentraciones del químico en la orina de 1.455 estadounidenses y varias enfermedades y anomalías metabólicas.



Utilizando los datos recogidos en el informe nacional de 2003-2004 sobre salud y nutrición en Estados Unidos, los investigadores, dirigidos por David Melzer, se percataron de que las concentraciones de BPA eran mayores en aquellas personas que padecían una patología cardiovascular, diabetes tipo 2 o con alteraciones en los niveles de tres enzimas hepáticas. Un análisis más profundo determinó que entre los participantes con más cantidad de BPA la presencia de enfermedades del corazón era tres veces superior y la de diabetes 2,4 veces mayor.

Una 'agresiva campaña de desinformación'


Como otras muchas sustancias químicas, su presencia está limitada en los productos del consumo humano, basándose en estudios elaborados por las autoridades pertinentes. El problema con el bisfenol A es que la dosis diaria aceptable para una persona "sigue basándose en un concepto del siglo XVI" y "en experimentos realizados en la década de los 80 con técnicas desfasadas", recalca un editorial sobre este trabajo.

Sus autores, Frederick vom Saal (Universidad de Missouri) y John Peterson Myers (director de la organización Environmental Health Sciences), señalan que además de esta arcaica política, la FDA (agencia del medicamento de EEUU) y la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) "han decidido ignorar las advertencias de grupos de expertos y otras agencias gubernamentales y siguen diciendo que el BPA es 'seguro'".

La publicación de este trabajo se ha hecho, precisamente, coincidiendo con el último pronunciamiento de la FDA, que ha insistido en que "existe una margen de seguridad adecuado para proteger a los consumidores, incluidos los niños", en palabras de una de sus miembros, Laura Tarantino. Durante su discurso ante un grupo de expertos reunidos para hacer una segunda evaluación de los riesgos del BPA (la primera tuvo lugar hace un mes), Tarantino sí ha reconocido la "necesidad de resolver algunas de las cuestiones preocupantes que están apareciendo".

En Europa, el pasado mes de julio la EFSA certificó asimismo su seguridad aduciendo que "el cuerpo humano metaboliza y elimina rápidamente esta sustancia". De momento, el BPA forma parte de una lista de candidatos a 'sustancia prioritaria peligrosa'. Su inclusión en este grupo supondría la obligatoriedad de eliminarlo completamente del agua, pero no en la industria.

Von Saal y Peterson creen que las reticencias de las autoridades para actuar contra el BPA "se deben en parte a una agresiva campaña de desinformación que utiliza técnicas desarrolladas por las industrias del plomo, el vinilo y el tabaco para desprestigiar las publicaciones de los científicos independientes".
Estudios más exhaustivos
De confirmarse que niveles elevados de BPA en el organismo aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas en los adultos –la población estudiada tenía entre 18 y 74 años-, deberán realizarse seguimientos de niños, adolescentes, mujeres embarazadas y sus fetos "porque estos grupos podrían ser más susceptibles a los posibles efectos adversos de este químico".

Pero también, prosigue el editorial, "porque el aumento durante los últimos 30 años en el uso de BPA coincide con el dramático incremento de la incidencia de obesidad y diabetes infantil". Esta posible relación con el exceso de peso se sustenta además en el hecho de que los participantes del estudio que lo padecían tenían niveles de BPA en orina mucho mayores que el resto, incluso después de ajustar los resultados al índice de masa corporal.

Dada la enorme cantidad de BPA que se produce anualmente y, por ende, el elevado número de personas expuestas a él, "sería mucho más fácil eliminarlo de los recipientes para comida y bebida", apunta el editorial, "que encontrar soluciones para la contaminación mundial con este químico".

Un reciente estudio vinculó el bisfenol A, que se emplea mucho en los recipientes de alimentos, bebidas y mamaderas, con el diagnóstico de enfermedad cardíaca y diabetes. 
Un estudio relacionó un químico usado en muchos productos plásticos, entre ellos los biberones, con problemas de salud en las personas, pero los reguladores sanitarios estadounidenses dijeron el martes que aún creen en la seguridad del compuesto.

Entre las dolencias producidas por el bisfenol A (BPA), que se emplea mucho en los envases plásticos de alimentos y bebidas y en la cubierta de las latas de comida, se encuentran la enfermedad cardíaca y la diabetes.

Hasta ahora, los activistas ambientales y los consumidores que cuestionan la seguridad del BPA dependían de estudios en animales para fundamentar su posición. Pero el nuevo trabajo de investigadores británicos, publicado en Journal of the  Medical Association, reveló que entre 1.455 adultos estadounidenses, aquellos con los mayores niveles de BPA eran más propensos a tener enfermedad cardíaca, diabetes y anormalidades en las enzimas hepáticas que las personas con menores cantidades del químico.

Los funcionarios de la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA) dijeron que revisarían los nuevos hallazgos, que no fueron tomados en cuenta cuando la agencia lanzó una conclusión preliminar en agosto, que indicaba que los niveles de exposición actual al BPA son seguros.

"Confiamos en los datos que observamos y la información con que contamos para decir que el margen de seguridad es adecuado", manifestó la funcionaria de la FDA Laura Tarantino a periodistas en un encuentro de un panel de expertos que asesorará a la entidad sobre el bisfenol A.

"Hay cosas que se pueden hacer si se elige reducir el nivel de bisfenol A", dijo Tarantino. "Pero no recomendamos que nadie cambie sus hábitos o el uso de ninguno de estos productos porque por ahora no tenemos evidencia delante nuestro que sugiera que las personas necesitan hacerlo", añadió.

El bisfenol A se utiliza para fabricar el plástico policarbonado, un material resistente a los impactos que se utiliza en productos que van desde biberones y botellas de agua hasta utensilios de plástico y dispositivos médicos.

El BPA también se usa para crear resinas epoxi durables, que se emplean como cubierta en la mayoría de las latas de alimentos y bebidas y en las amalgamas dentales.

El bisfenol puede imitar a la hormona estrógeno en el cuerpo.


El BPA se "filtra" 

Las personas pueden consumir BPA cuando se filtra del plástico a los líquidos, como la fórmula para bebés o el agua, o los alimentos dentro de envases fabricados con el químico.

Algunos minoristas y fabricantes están dejando de utilizar productos con BPA. Los funcionarios canadienses concluyeron que el bisfenol es perjudicial para las personas.

Steven Hentges, del Consejo Estadounidense de Química, un grupo de la industria, señaló que el diseño del estudio no permitía concluir que el BPA causa enfermedad cardíaca y diabetes.

"Al menos a partir de este estudio, no podemos sacar ninguna conclusión respecto de que el bisfenol provoque efectos (dañinos) sobre la salud", dijo Hentges.

"Por otra parte, el bisfenol A ha sido intensamente estudiado en una gran cantidad de ensayos de laboratorio con animales. Y el peso de la evidencia de estos estudios (...) sigue respaldando el uso seguro de los productos que contienen bisfenol A", añadió Hentges en una entrevista telefónica.

Los investigadores británicos, que reconocen que sus hallazgos no son prueba de que el químico cause daños, analizaron las muestras de orina de adultos de 18 a 74 años que participaron en un sondeo de salud del Gobierno de Estados Unidos.

El 25% de las personas con los niveles más elevados de bisfenol A en sus cuerpos era más de dos veces más propenso a tener enfermedad cardíaca, incluidos ataques al corazón y diabetes tipo 2, que el 25% con las cantidades más bajas del químico en el organismo.

Durante la reunión del panel asesor de la FDA, muchos científicos y activistas dijeron que la agencia federal ignoraba los resultados de las pruebas en animales que alertaban sobre la seguridad del producto.

El legislador demócrata por Michigan John Dingell, que preside el Comité de Energía y Comercio, dijo que la FDA "se focalizaba de manera miope en la investigación financiada por la industria".

Tarantino, por su parte, expresó que nada se descarta, pero que los estudios de las empresas no habían arrojado la existencia de daños importantes en sus conclusiones. Se espera que el panel presente su consejo a la FDA el mes que viene.
Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica

Informe Técnico Bisfenol A 


"El Instituto Nacional de Alimentos (INAL) aprueba los materiales en contacto con los alimentos en el marco del Código Alimentario Argentino (C.A.A.) y Normas MERCOSUR, ámbito en el cual se confeccionan y actualizan las Listas Positivas de Resinas y Aditivos para la Fabricación de Envases Alimentarios.

El compuesto en cuestión (Bisfenol A) es un componente de la resina plástica que interviene en la misma polimerizado con otro componente. Ejemplo de estas resinas es el policarbonato con el que se fabrican utensillos de uso doméstico, botellas y los cuerpos de los biberones. También se usa como componente de algunos barnices de recubrimiento interno de envases metálicos para contener alimentos.

En el artículo 207 del Código Alimentario Argentino figura el Bisfenol A con su Límite de Migración Específica. Las resinas plásticas que contienen este componente deben cumplir con lo estipulado en la norma y este valor se controla con carácter previo a la autorización de cualquier material que lo contenga.

El Bisfenol A está aprobado por la FDA, la Unión Europea y el Mercosur, y es utilizado en la fabricación de materiales plásticos desde los años 50.

Consideramos que hay que estar alerta al avance de las investigaciones internacionales a fin de tomar las medidas adecuadas para corregir, de ser necesario, las Listas Positivas de las Normas MERCOSUR".

ANMAT informa acerca de Bisfenol A 

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) comunica a la población acerca de la sustancia química Bisfenol A:

Algunas investigaciones han demostrado que el BISFENOL A produce alteraciones hormonales en fases preclínicas de experimentación con animales. Según estos estudios, los envases plásticos que contienen esta sustancia podrían favorecer el desarrollo de algunas enfermedades.

La ANMAT informa que no hay definición al respecto en ninguna de las agencias de control y fiscalización a nivel mundial, hasta la fecha.

No obstante, esta Administración continuará realizando consultas con expertos a nivel nacional e internacional a efectos de tomar las medidas necesarias del caso.
Fecha de Publicación en estrucplan: Febrero 2011
www.estrucplan.com.ar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...