BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

9 de abril de 2012

TRANSGENICOS EN MI NEVERA



Noviembre 13, 2008

del Sitio Web ElProyectoMatriz

PARTE I



…Y EN TU PLATO, EN TU BEBIDA, EN TU HUERTO,
EN EL AIRE QUE RESPIRAS,
EN EL BIBERÓN DE TU HIJO…

¿QUE SON LOS TRANSGÉNICOS?



Los organismos modificados genéticamente (OMG) o transgénicos son seres vivos que se obtienen mediante la ingeniería genética.

La transgénesis consiste en introducir dentro el genoma de un organismo viviente un gen extranjero, llamado transgen, el cual, se supone, conferirá una ventaja ecológica, nutricional o de otro tipo, a su nuevo anfitrión, llamado OGM (organismo genéticamente modificado).

El aislamiento y la purificación del transgen de interés se efectúan en el laboratorio por clonación dentro de una bacteria, generalmente Escherichia coli. La clonación exige el empleo de “vectores” que permitirán introducir el gen dentro de la planta.



Como vectores se utilizan bacterias, virus y plásmidos (ADN independiente dentro de alguna células, con gran capacidad migratoria y de recombinación), es decir como vehículos para infectar al organismo receptor, transfiriéndole la nueva información genética.

Los vectores de clonación bacteriana portan las características de resistencia a los antibióticos para facilitar la selección de las construcciones genéticas. En ciertos OGMs, esos genes bacterianos se transfieren con el transgene, a pesar de no tener ninguna utilidad en la planta misma. Se trata pues de residuos de una de las etapas de la construcción genética. Según el tipo de construcción efectuada, tales genes se expresan o no.

Se expresan por ejemplo en el tomate desarrollado por Calgene, pero muy frecuentemente, como en el maíz Novartis, no se expresan.



Una tecnología de transferencia, es a través de la llamada biobalística, o cañón genético, por la cual, una vez hecha la construcción del “paquete” con promotor, gen buscado y marcador, éste se adosa a una microbala de tungsteno u oro y se dispara contra células del organismo receptor, pegando dentro y/o fuera de la célula, dentro y/o fuera del núcleo, dentro y/o fuera del cromosoma.

En ningún caso se tiene control de dónde en la cadena cromosómica se inserta la nueva

Esta tecnología salta las barreras entre especies y crea seres vivos que no podrían obtenerse en la naturaleza o con las técnicas tradicionales de mejora genética.



Los cultivos transgénicos se introdujeron en nuestra agricultura y alimentación hace diez años sin estudios que avalaran su seguridad sobre el medio ambiente y la salud, con grandes promesas de aliviar el hambre en el mundo y solucionar los problemas de los agricultores.

Pero la realidad muestra que no han supuesto beneficios para el consumidor o los pequeños agricultores, mientras crecen las incertidumbres sobre sus efectos sobre la salud y son cada vez más evidentes sus impactos ambientales.

DIFERENCIAS ENTRE MEJORA TRADICIONAL DE UNA ESPECIE E INGENIERÍA GENÉTICA



En relación a la cría o mejora tradicional que se ha realizado durante años (selección, híbridos), se puede afirmar que los cultivos de los que nos alimentamos, tienen poco que ver con las plantas silvestres originales. Pero en la naturaleza hay límites para las mezclas, por ejemplo, una orquídea puede cruzarse con otro tipo de orquídea, pero no se cruzará con un plátano.

Sin embargo, la Ingeniería Genética toma genes de una especie y los inserta en otra totalmente diferente, con el fin de adicionar ciertos rasgos o caracteres nuevos en la especie.

Es así como se puede modificar plantas con genes que vienen de bacterias, insectos, animales e incluso seres humanos.



Estos nuevos rasgos pueden ir desde la inmunidad a ciertos parásitos o las propiedades insecticidas, a la cualidad espermicida (como veremos más adelante) o la capacidad de “suicidio” de las semillas (SEMILLAS TERMINATOR).

Esta última obliga a los campesinos a comprar temporada tras temporada semillas a las grandes corporaciones, ya que son estériles en la segunda generación.

Ante las innumerables protestas, las empresas que poseen las patentes de las semillas Terminator, decidieron darle un ligero giro al asunto haciendo que la esterilidad de las semillas sea “reversible”, y la fertilidad pueda recuperarse con la aplicación de un químico. Transformando las semillas de esta manera en lo que se denominan SEMILLAS ZOMBIES.

Que ligan también a los agricultores hasta el extremo de la esclavitud con respecto a las corporaciones agrarias. Los campesinos terminarán pagando por el “privilegio” de restaurar la fertilidad de sus semillas cada ciclo.

Las semillas Zombie no son más aceptables que las semillas suicidas.



“Hay una posibilidad muy siniestra”, dice Silvia Ribeiro de ETC: “que las empresas ‘desconecten’ los cultivos que piensen que carecen los acuerdos de licencia apropiados”.

Grupo ETC también analiza la nueva investigación sobre tecnología de extirpación genética (métodos moleculares para borrar transgenes en un momento del desarrollo de la planta). Tecnología llamada “EXORCISTA“.

¿QUÉ ARGUMENTOS SE OFRECEN A FAVOR DE LOS OMG’S?



Los argumentos que se esgrimen a favor de los OMG (Organismos Manipulados Genéticamente) son:

Alimentos más baratos, saludables, nutritivos, semillas más productivas y resistentes, la producción de bio-combustibles. Y, la gran consigna fue: acabar con el hambre en el mundo.

Todo hace afirmar que ni se han conseguido los objetivos -al menos los que se nos “vendieron”-, ni las ventajas de los transgénicos son tales en ningún aspecto, ni muchísimo menos.

Los productos no son seguros, la producción resulta carísima dada la cantidad de productos químicos que han de utilizarse para su cultivo, las semillas han resultado no ser tan resistentes a las plagas, la contaminación del medio es muy elevada, y el peligro que suponen para la biodiversidad es más que alarmante.

Además ha sido demostrado en diversos experimentos que producen atrofia de algunos órganos vitales, alergias, malformaciones,…

Según cifras de la ONU, unos 12,000 millones de personas, el doble de la humanidad en la actualidad, podrían ser alimentadas si el acceso a los alimentos estuviese regulado de manera civilizada. No parece, pues, que sea una cuestión de escasez - como ya analizamos en la serie MERCADOS ALIMENTARIOS: ARMA DE DESTRUCCIÓN MASIVA -, sino de voluntad e ingentes intereses.

Seguimos analizando.

¿QUÉ CORPORACIONES CONTROLAN EL ÁREA?



El mercado mundial de la agro-biotecnología para el año 2000
se estimó en 3,000 millones de dólares,
para 2005 se espera que alcance 8,000 millones
y 25,000 millones para 2010.

Presentamos (en una muy breve aproximación) las mayores empresas dedicadas a la biotecnología que se han convertido en verdaderos “gigantes” en el ámbito mundial.

Aunque, como diría el Grupo ETC (”Los jumbo gigantes de la agro-biotecnología”):

“La validez de la información que se detalla a continuación expirará más rápidamente que un tomate Flavr Savr. Dada la tendencia de fusiones y adquisiciones empresariales en el ramo”.

Estas corporaciones actúan como lo han hecho las grandes multinacionales petroleras (”Las 7 hermanas“, que ya no son siete sino 5 ó 6): fusionarse hasta dejar el control del mercado en el mínimo número de manos.

DUPONT / PIONEER



En el ramo de agricultura, nutrición y salud, DuPont invierte alrededor de 500 millones de dólares anuales a escala mundial y cuenta con cerca de 1,000 patentes. En el año 2001 respecto a 2000 creció un 25 por ciento y se espera continuar con este ritmo de crecimiento los próximos años.

Opera en 70 países y tiene 93,000 empleados.

Adquirió: Pionner Grains (híbridos) y Protein Technologies (soja).

SYNGENTA



Es la compañía más grande dedicada exclusivamente a la industria agrícola, en términos de venta

Con más de 23,000 empleados en el mundo, Syngenta invierte en investigación alrededor de 800 millones de dólares anuales, y el 40 o 50 por ciento de esta cifra es específicamente para biotecnología.

Es una compañía anglo-suiza, producto de la fusión entre las empresas Séneca (inglesa) y Novartis (suiza). Se formó oficialmente en noviembre de 2000

MONSANTO



Fundada en 1901, después de 96 años en la industria química, Monsanto se está transformando en compañía dedicada a la agricultura, alimentos y salud.


“Mayor productora de semillas genéticamente modificadas que promueve la monocultura con efectos deletéreos en la “subsistencia agrícola, la destrucción de tierra cultivable que disminuye en forma drástica la calidad de tierra y agua. Produce herbicidas y pesticidas que provocan daño a la salud (v.g. cáncer) y ha sido fustigada por la explotación laboral de niños”.

Alfredo Jalife Rahme

“Las tecnologías letales no son algo nuevo en Monsanto. Con otras seis firmas estadounidenses (Dow Chemicals, Diamond Shamrock Corporation, Hercules Inc, Uniroyal Inc., T-H Agricultural & Nutrition Company y Thomson Chemical Corporation), esta empresa fabricó una de las más terribles armas químicas: el agente naranja”.

Raoul Marc Jennar

En la campaña publicitaria de Monsanto de 1998 se argüía:

“Retardar su aceptación es un lujo que nuestro mundo hambriento no puede permitirse”.

Sin embargo, algunas fuentes afirman que el hambre tiene su causa en la pobreza y NO en la escasez de alimentos. O lo que es lo mismo, en los precios desorbitados que los mercados especuladores fijan en productos de necesidad vital.


BAYER



Su sitio oficial reza:

“Bayer CropScience representa una de las compañía más sólidas en la industria agrícola en toda la historia. Bayer CropScience crece con el conocimiento y la experiencia de los grandes, para ofrecer el soporte tecnológico y humano más completo y competitivo del mundo.

Basado en una filosofía de respeto por el medio ambiente, Bayer CropScience cuenta con tres áreas de trabajo: Protección de Cultivos, BioCiencia y Ciencias
Ambientales y es el nuevo líder en el sector de la sanidad vegetal.”

Y sigue:

“Bayer CropScience es una compañía con presencia mundial y organizada en cinco regiones geográficas: Europa, NAFTA, Cono Sur, Asia Nororiental y la Región Internacional. En esta última Región se encuentra América Latina, rico continente, desbordante de vida y fértiles suelos, en donde Bayer CropScience tiene una vigorosa participación”. [Vigorosa, sí, vigorosa.]



De origen franco-alemana, Aventis CropScience -que fue líder mundial en las ciencias enfocado en 2 áreas de negocio: farmacéutica y agricultura- fue adquirida en 2002 por el grupo alemán Bayer por 7.250 millones de €, que se conformaría en Bayer CropScience.

“La nueva compañía, Bayer CropScience, será la segunda firma fitosanitaria mundial, con un volumen de ventas de 6.500 millones de euros y una plantilla de 22.000 trabajadores” afirmaba el Cinco Días.



Bayer compró a Monsanto el productor de semillas Stoneville por 230 millones €. Stoneville se dedica a producir semillas de algodón y hasta ahora era propiedad de Monsanto.

Las semillas que produce Stoneville son resistentes a los insectos y tolerantes a los herbicidas, según Bayer. (01/06/2007)

AGROEVO



Vende herbicida para colza y maíz.

Tiene el control de PLANT GENETIC SYSTEMS, un pequeña empresa belga, de la región flamenca, que desde 1997 tiene autorización para comercial colza con O.G.M. en toda Europa.

La web transnationale.org (dedicada a la vigilancia y denuncia de corporaciones), denuncia que esta empresa se dedica a:

“Producción, compra o venta de organismos genéticamente modificados que pueden causar una contaminación genética irreversible, destrucción de la diversidad biológica y riesgos para la salud de los consumidores”.



En el año 1997, ya un artículo del diario El Mundo, rezaba:

“Seis multinacionales preparan la revolución de la comida transgénica” . Y seguía: “Berenjenas con tomate, salmón a la parrilla y fruta. Todo, hasta el aceite y la pimienta, de ingeniería genética. Este menú está a punto de llegar a su mesa por cortesía de seis gigantes. Seis gigantes de la agroquímica mundial que cotizan en Wall Street y mueven unos 60 billones de pesetas al año son los culpables”.

Según el mismo artículo:

“Maldecidas por ecologistas y asociaciones agrarias, estas empresas niegan que los nuevos alimentos que están distribuyendo tengan ningún efecto negativo para el medio ambiente o la salud. Es más, aseguran que en ellos podría estar la solución al hambre del Tercer Mundo”.

Un objetivo muy loable si no fuera porque todo apunta a que nada hay más lejos de su interés.



Según una -más que interesante- entrevista realizada en junio de 2008 al economista norteamericano William Engdahl por la revista “ACRES - The voice of eco-agriculture“,

“el mercado internacional de semillas y las políticas agrícolas de Bruselas, supuestamente una entidad autónoma representativa de los intereses de los agricultores, ganaderos y consumidores europeos, están controladas por la misma gente que controla la política externa estadounidense. Y es el llamado cartel semillero de las cuatro o cinco mayores compañías que tienen enorme influencia en Bruselas a la hora de dictar las cruciales políticas que han de favorecer sus intereses”.

“Estas tres o cuatro corporaciones -continúa Engdahl- pueden tener la posibilidad de patentar y potencialmente controlar el stock de semillas de toda la raza humana en una década al ritmo que van”.

“Tres de las cuatro compañías que pueden amasar este poder, DuPont, Dow Chemical y Monsanto, tienen historias atroces referentes a salud pública que se remontan hasta la guerra de Vietnam - por ejemplo, el Agente Naranja y la contaminación con dioxinas de sus propios empleados en casos documentados durante décadas, y la ocultación de estos hechos”.

¿QUIÉNES SE ENCUENTRAN DETRÁS DE ESTE “DESARROLLO” AGRÍCOLA?



Como Engdahl detalló en el libro ” Seeds of Destruction” ["Semillas de destrucción"], en 1960, la Fundación Rockefeller [que se define como "filantrópica], el Consejo de Desarrollo de la Agricultura de John D. Rockefeller III y la Fundación Ford unieron fuerzas para crear el Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) en Los Baños, Filipinas.



- Fundación Rockefeller: El bienestar de la humanidad a lo ancho del mundo -


En 1971, el IRRI de la Fundación Rockefeller, junto con su Centro Internacional de Mejora del Maíz y del Trigo basado en México, y otros dos centros internacionales de investigación creados por Rockefeller y la Fundación Ford [en este caso definida como "caritativa"], (la IITA para la agricultura tropical, en Nigeria y el IRRI para el arroz, en las Filipinas) se combinaron para formar un Grupo Consultivo Global sobre la Investigación Internacional de la Agricultura (CGIAR).

CGIAR fue formado en una serie de conferencias privadas realizadas en el centro de conferencias de la Fundación Rockefeller en Bellagio, Italia.





Los principales participantes en las conversaciones de Bellagio fueron Jacob George Harrar de la Fundación Rockefeller, Forrest Hill de la Fundación Ford, Robert McNamara del Banco Mundial y Maurice Strong, el organizador medioambiental internacional de la familia Rockefeller quien, como fideicomisario de la Fundación Rockefeller, organizó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano en Estocolmo en 1972.

Para asegurar el máximo impacto, el CGIAR incorporó a la Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación (FAO), el Programa de Desarrollo de la ONU y el Banco Mundial. Por lo tanto, a través de un apalancamiento cuidadosamente planificado de sus fondos iniciales, la Fundación Rockefeller estuvo en condiciones a comienzos de los años setenta de conformar la política agrícola global.

Y así lo hizo.



Financiado por generosas becas de estudio de Rockefeller y de la Fundación Ford, CGIAR aseguró que destacados científicos agrícolas y agrónomos del Tercer Mundo fueran llevados a EE.UU. para ‘dominar’ los conceptos de la producción de la producción del agronegocio moderno, a fin de llevarlos de vuelta a sus patrias.

Al hacerlo crearon una invaluable red de influencia para la promoción del agronegocio de EE.UU. en esos países, especialmente la promoción de la “Revolución genética” OGM en los países en desarrollo, todo en nombre de la ciencia y de la agricultura eficiente de libre mercado.



Mediante la Revolución Verde, la Fundación Rockefeller y posteriormente la Fundación Ford, trabajaron mano en mano conformando y apoyando los objetivos de política exterior de la Agencia por el Desarrollo Internacional de EE.UU. (USAID) [agencia, que con la excusa de la ayuda al desarrollo, está infiltrada en cualquier rincón del planeta.

También se autodefine como "humanitaria"] y de la CIA [¿también humanitaria y filantrópica?].



Desde decenios los mismos intereses, que incluyen a la Fundación Rockefeller que respaldó la Revolución Verde inicial, han trabajado para promover una segunda “Revolución Genética” como el presidente de la Fundación Rockefeller, Gordon Conway, la llamó hace varios años: la difusión de la agricultura industrial y de insumos comerciales incluyendo las semillas patentadas OGM.

(NOTA: es curioso encontrar aquí estas fundaciones supuestamente “filantrópicas”, que recordamos haber descubierto también durante nuestras investigaciones sobre el Informe Rockefeller sobre Población involucradas en campañas de control de natalidad, campañas masivas de esterilización, campañas abortistas [con y sin consentimiento]… en definitiva, control demográfico)



- Transgénicos para todos los gustos -

PARTE II

Inglés Español Francés Alemán Italiano Portugués Ruso Chino Árabe Japonés Turco Griego Catalán Euskera Gallego




“Los que dicen: “No puede pasar aquí”,
harían bien en estudiar más de cerca
lo que pasa actualmente en el mundo”
WILLIAM ENGDAHL
(Economista y analista norteamericano afincado en Alemania)

IMPACTO DE LOS OMG SOBRE:

MEDIOAMBIENTE:



Los impactos de los cultivos transgénicos son cada día más evidentes: aumento del empleo de pesticidas en el campo, contaminación genética de especies silvestres, aceleración de la pérdida de biodiversidad, insectos y malezas que se hacen resistentes a los tratamientos convencionales… Es prácticamente imposible proteger la agricultura no transgénica de la contaminación por OMG (Organismos Modificados Genéticamente), con lo que una vez liberados al medio ambiente es muy difícil dar marcha atrás.

A corto, medio y largo plazo, se produce un incremento del uso de agroquímicos, con el consiguiente aumento de contaminación.

Contaminación genética. Se puede transmitir la modificación genética a especies silvestres. Las plantas silvestres así contaminadas pueden hacer desaparecer las plantas originales. Al tratarse de seres vivos, la contaminación genética tiene la capacidad de reproducirse y expandirse.

Se produce contaminación del suelo y desaparición de biodiversidad.

SALUD:



- Niño fumigado -

Los OMG se han introducido en nuestra alimentación sin que se hayan evaluado de forma adecuada los impactos sobre la salud de los consumidores.

Hay demasiadas incertidumbres, como la aparición de nuevos tóxicos en los alimentos, nuevas alergias, resistencia a antibióticos o el incremento de la contaminación en los alimentos por un mayor uso de productos químicos en la agricultura.

Según se afirma en algunos medios, la recombinación de virus y bacterias podría estar dando origen a nuevas enfermedades.

La difusión de transgénicos puede estar colaborando activamente al grave problema del surgimiento de nuevas cepas resistentes de enfermedades antes controladas, como la tuberculosis y la malaria, y no se descarta la teoría del surgimiento de enfermedades nuevas como el ébola, hantavirus o VIH a partir de recombinación de retrovirus que estaban latentes.

La mayoría de los cultivos Bt - como el maíz Bt-176 de Novartis, aprobado para experiencia de campo en Uruguay - tienen un gen marcador que produce resistencia a antibióticos. El investigador Patrice Courvalin, del Instituto Pasteur de Francia, demostró que éste y otros genes marcadores similares, pueden trasmitir la resistencia a antibióticos a quienes consuman estos productos, e incluso a los humanos que consuman animales que hayan sido alimentados con pienso transgénico.

Muy común y por eso de alta gravedad, es la recombinación de bacterias E-Coli, que por su abundancia y velocidad de reproducción son muy usadas en las operaciones de transgenia. Anteriormente eran fácilmente controlables con muchos antibióticos. El surgimiento de cepas resistentes a antibióticos es un motivo de honda preocupación en círculos médicos.



- ¿Mutaciones? -

En general, las alergias, así como la resistencia a antibióticos, son problemas que han aumentado en forma exponencial, por lo que son tema de preocupación de la mayoría de los organismos de Naciones Unidas relativos a la salud.

Si bien no se puede demostrar una relación causa-efecto directa, el York Nutrition Lab. de Inglaterra, en 1999 incluyó por primera vez a la soja entre los 10 alergénicos más probables en la alimentación. La soja nunca antes había sido considerada un alergénico, e incluso era usada como sustituto de otros alimentos considerados origen de alergias.

En definitiva, los impactos son impredecibles.

SOBERANIA ALIMENTARIA Y ECONOMIA:



Se ha comprobado que la introducción de los cultivos transgénicos en la agricultura incrementa las situaciones de pobreza, exclusión social e injusticia. Además, los transgénicos disponibles no son NI MÁS PRODUCTIVOS, NI MÁS NUTRITIVOS.

Sin embargo, los intereses económicos en juego dan lugar a todo tipo de presiones políticas por parte de las multinacionales de la biotecnología, que intentan controlar la agricultura y alimentación mundial despreciando las consideraciones sociales y ambientales.

Las investigaciones costosas asociadas al desarrollo de OMG y las reglas internacionales de protección de la propiedad intelectual crean un oligopolio de un puñado de multinacionales sobre el mercado de semillas transgénicas y privatizan el material genético que debería ser patrimonio de la humanidad.



Todo esto provoca dependencia de los agricultores hacia unas pocas multinacionales que controlan el mercado de las semillas, los productos químicos asociados y en muchos casos, gran parte de los factores de producción.

Si se llega a imponer la biotecnología como base de la agricultura mundial, la seguridad alimentaria en términos de disponibilidad de alimentos caerá en muy pocas manos, impidiendo que se alcance la soberanía alimentaria de los pueblos.

LA LIBRE ELECCIÓN:



La contaminación por OMG de semillas, cultivos y alimentos, la falta de segregación de las cosechas transgénicas y los fallos del etiquetado ponen en entredicho la libre elección de los agricultores a la hora de optar por las diferentes prácticas agrarias y la libre elección de los consumidores para comprar alimentos libres de transgénicos.

No se está respetando el derecho a la libre elección del agricultor ni del consumidor.

En EE.UU, está prohibido el etiquetaje de los productos OMG.

Algunos piensan que la ingeniería genética ofende profundamente los principios de la relación entre la humanidad y la naturaleza.


“Todo esto justifica plenamente la aplicación del principio de precaución“, afirman Greenpeace y Amigos de la Tierra.

EXPERIMENTOS Y RESULTADOS



Expondremos lo más brevemente posible algunos experimentos sobre alimentación con transgénicos y los resultados a los que la investigación ha conducido.

Tal vez, el caso más conocido es el del Doctor ARPAD PUSZTAI, descrito en 2005 como “uno de los únicos científicos genuinamente independientes especializados en estudios de genética de plantas y alimentación de animales”, que trabajó para el Instituto de Investigación Rowett de Aberdeen, Escocia en 1998.

Estaba encargado de estudiar patatas genéticamente modificadas (GM). Él mismo insertaba el gen en las patatas, después alimentaba ratones de laboratorio con éstas para documentar los efectos.



- Arpad Putsztai -

Pusztai emprendió el estudio creyendo en la promesa de los transgénicos, pero se alarmó con sus resultados.

Lo que descubrió es que estas patatas afectaban los órganos de las ratas y producían una depresión de sus sistemas inmunológicos. Tenían hígados más pequeños; corazones, testículos y cerebros dañados; mostraron cambios estructurales en los glóbulos blancos. Presentaron daños en el timo y bazo; tejidos agrandados en intestinos y páncreas; había casos de atrofia, así como proliferación de células que podían ser señal de mayor riesgo de cáncer en un futuro,…

Esto pasó después de diez días de experimentación y los cambios persistieron después de 110 días tras eliminar la alimentación con patatas genéticamente manipuladas.

“Hoy todos nosotros somos ratas de laboratorio
en un experimento humano desenfrenado y no regulado
cuyos resultados son desconocidos.
Una vez llegan las semillas GM a una zona, el genio sale de la botella”.
WILLIAM ENGDAHL



- Irina Ermakova -

La doctora IRINA ERMAKOVA realizó también diversos estudios en el área de la alimentación con Organismos Genéticamente Manipulados (OGM).

Irina Ermakova es doctora en Biología, científica líder del Instituto de Alta Actividad Nerviosa y de la Academia Rusa de Ciencias de Neurofisiología miembro de la Asamblea de Mujeres Ecologistas de Rusia.

En su web, manifiesta en la línea de otros científicos: “La distribución masiva de OGM’s, que afecta negativamente al medioambiente, es un enorme experimento ecológico de resultados desconocidos”.

Recuerda que otros científicos, repetidamente han alertado del riesgo de los transgénicos para el entorno (Ho Mae-Wan y Beatrix Tappeser en 1997, Pusztai en 2001, Chirkov en 2002, Kuznetcov en 2004…).



E insiste en que el efecto negativo de los OGM ha sido demostrado a través de diversas investigaciones en animales. Así, las larvas de la mariposa Monarca, Danaus plexippus, anidada en hojas impregnadas de polen de maíz Bt, comían menos, se desarrollaban más lentamente y sufrían mayor mortalidad que las larvas que anidaban en hojas impregnadas con polen de maíz no manipulado o en hojas sin polen.

“Nuestros experimentos revelaron que se reforzaba la ansiedad en ratas y aumentaba la mortalidad de las ratas recién nacidas en primera generación después de añadir soja genéticamente manipulada (Roundup Ready, RR - Monsanto) en la comida de las hembras (antes de la gestación, durante la gestación y la lactancia)”.

“Investigaciones experimentales en ratones nos demostraron que el ADN extraño ingerido puede persistir en forma fragmentada en el tracto intestinal, puede penetrar las paredes intestinales y alcanzar el núcleo de los leucocitos, el bazo y células del hígado.”



“El ADN oralmente ingerido por la rata preñada, fue descubierto en la sangre (leucocitos), bazo, hígado, corazón, cerebro, testículos y otros órganos del feto y los individuos recién nacidos. Así pues, la ingesta de ADN extraño por la madre, puede provocar potenciales mutaciones en el desarrollo del feto”.

“Más de la mitad de las ratas recién nacidas (51,6%) de la primera generación [de ratas alimentadas con soja trasngénica] murieron durante las primeras tres semanas de vida, y de aquellos individuos que consiguieron sobrevivir, más de un tercio alcanzaron un tamaño y peso entre 1,5 y 2 veces menor al de las ratas del grupo de control [alimentadas con pienso normal sin aditivos]“.

“¡No pensábamos que el resultado fuese a ser tan negativo!”.



“Cuando tomamos las hembras y machos supervivientes de la primera generación alimentada con soja GM, no conseguimos que procrearan”.

“No esperaba que los resultados que obtuve causaran tal revuelo. Pero lo que más me sorprendió es que nadie repitiera estos simples experimentos en año y medio. Así que tuve que dirigir una nueva serie de investigaciones utilizando de nuevo, principalmente, mi propio dinero”.

“La transgenia global puede provocar la desaparición de una parte significativa de organismos vivos en el planeta, el cambio del clima, la destrucción de la biosfera. Es necesario detener la modificación genética del planeta y comenzar la restauración del medioambiente urgentemente”.



- Gottfried Glockner -

El científico y granjero alemán GOTTFRIED GLOCKNER, plantó maíz Bt176 de Syngenta, esencialmente para alimentar a sus vacas. Comenzó administrándoles un 10% de alimento GM y fue gradualmente aumentando la proporción, anotando cuidadosamente la producción de leche y los efectos secundarios.

Nada demasiado llamativo sucedió durante los tres primeros años, pero cuando aumento al 100% el alimento genéticamente modificado, sus animales comenzaron a “tener caras blanquinosas y violentos ataques de diarrea” y “la leche contenía sangre”.

Finalmente, murieron sus 70 vacas. Las vacas murieron debido a las altas dosis de toxinas.

Syngenta compensó al agricultor por sus pérdidas (40.000 euros), pero no admitió responsabilidad por la muerte de las vacas.



- Flora Luna Gonzáles -

La DOCTORA FLORA LUNA GONZÁLEZ, médico pediatra, profesora universitaria de Ciencias Básicas y Nutrición, Doctora en Administración de Servicios de Salud, Presidenta del Consejo de Vigilancia de la AMP (Asociación Médica Peruana) y miembro del Grupo Técnico Multisectorial de ASPEC (Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios), recopila en un fabuloso trabajo gráfico toda una serie de experimentos en animales con transgénicos (maíz, soja, transgénicos,…) y algunos casos de afecciones detectadas en humanos.

En referencia a esto último, menciona el caso de trabajadores de la India expuestos al algodón Bt que desarrollaron alergias. Entre 2004 y 2005, se notificaron alergias en trabajadores agrícolas: reacciones en la piel, ojos y tracto respiratorio alto. Algunos hubieron de ser hospitalizados. Muchos de los empleados de una fábrica de algodón tuvieron que tomar antihistamínicos permanentemente durante su trabajo. Un médico trató a cerca de 250 trabajadores del algodón de los distritos afectados.



En Filipinas, según recoge la doctora Flora Luna González, en 2003, aproximadamente 100 personas que vivían cerca de un campo de maíz Bt, desarrollaron reacciones en la piel, respiratorios, intestinales y otros síntomas, debido a la emisión de polen.

Evaluaciones sanguíneas de 39 personas mostraron respuesta de anticuerpos a la toxina Bt.

Los síntomas reaparecieron en 2004 al menos en 4 aldeas que plantaron la misma variedad de maíz. Las personas que vivían en estos lugares, también atribuyeron muchas muertes de animales a este tipo de maíz.



- Angelika Hilbeck -

El equipo de la doctora ANGELIKA HILBECK, investigadora del Instituto Geobotánico del Instituto Federal de Tecnología Suizo, detectó que en determinadas especies enemigas de las plagas, como el crisopo (Chrysoperla carnea), la mortalidad aumentaba notablemente y su desarrollo se retrasaba cuando se alimentaban de gusanos del barrenador del maíz criados en plantas Bt.

Es decir, cuando trazas de ese producto transgénico pasaban a la cadena alimentaria.

OTRAS VOCES DISIDENTES



“Los Organismos Genéticamente Modificados representan
riesgo de agravar el problema crucial de la resistencia bacteriana”
PATRICE COURVALIN

Responsable del Centro Nacional de Referencia sobre
Mecanismos de Resistencia a los Antibióticos y
director de la Unidad de
Agentes Antibacterianos del Instituto Pasteur.



- Patrice Courvalin -

“Ahora que las bacterias desarrollan una resistencia cada vez más eficaz a todos los antibióticos, la introducción en gran escala de plantas transgénicas plantea el riesgo de facilitarles esa tarea.

Muchos de esos organismos genéticamente modificados (OGMs) portan, integrado a su genoma, un gen de resistencia a los antibióticos que sirve de marcador.

Los expertos han tratado ese riesgo con ligereza, pero es mucho más serio dado que paralelamente se favorece la resistencia de las bacterias patógenas al utilizar gran cantidad de antibióticos en la alimentación del ganado”.



Antes de esparcir los OGMs en el medio ambiente, sería conveniente efectuar “construcciones genéticas” que no utilicen los genes de resistencia.

Siempre es necesario tener presente que las oportunidades de intercambio de material genético entre organismos en la naturaleza son inmensas”.

PATRICE COURVALIN (Responsable del Centro Nacional de Referencia sobre Mecanismos de Resistencia a los Antibióticos y director de la Unidad de Agentes Antibacterianos del Instituto Pasteur).



- Jeffrey Smith -

En 2003, se publicó “Semillas de Decepción” de JEFFREY SMITH. En el que expuso los peligros no probadas ni regulados de los alimentos diseñados genéticamente que la mayoría de las personas comemos todos los días sin conocimiento de los potenciales riesgos para la salud.

Se han suprimido todos los esfuerzos para informar al público, se ha enterrado la ciencia fiable.

JEFFREY SMITH (Iowa, EE.UU.) es escritor, profesor y portavoz de grupos dedicados al medioambiente y la salud. Master en dirección y administración de empresas. Lleva diez años trabajando activamente en el campo de los transgénicos. Es presidente de mercadotecnia de un laboratorio dedicado a la detección de OGM. En 1998 se presentó como candidato al Congreso de los EE.UU. para publicitar los peligros de los transgénicos.





Autor de la nueva publicación Genetic Roulette: The Documented Health Risks of Genetically Engineered Foods, que plantea 65 riesgos en presentaciones de dos páginas para facilitar la lectura.

Su primer libro Seeds of Deception (Semillas peligrosas), es el libro más premiado y vendido del mundo en el tema de los alimentos transgénicos.

Es el Director Ejecutivo del “Institute for Responsible Technology” (Instituto para una Tecnología Responsable), que lidera la “Campaign for Healthier Eating in America” (Campaña para una alimentación más saludable en los EE.UU.).



- Ignacio Chapela -


- Ignacio Chapela y Quist Kernels-

IGNACIO CHAPELA, ecólogo microbiólogo y micólogo de la Universidad de California en Berkeley, importante crítico de los lazos de dicha universidad con la industria de la biotecnología, también es el autor de un controvertido artículo publicado en la revista Nature acerca de la penetración de transgénicos en el maíz mexicano.

Chapela se refirió al descubrimiento que, él y un estudiante graduado en UC Berkeley, DAVID QUIST, hicieron en 2000 sobre la contaminación en Méjico de maíz genéticamente diseñado en violación de una prohibición gubernamental sobre este tipo de cosechas en 1998.



- David Quist -

El maíz es sagrado en México, hogar de centenares de variedades indígenas que se mestizan naturalmente.

Chapela y Quist testearon variedades de maíz en más de una docena de comunidades del Estado de Oaxaca y descubrieron UN 6% de las plantas contaminadas con maíz GM. Oaxaca está en el lejano Sur del país con lo cual Chapela supo que si la contaminación se extendía hasta allí, es que se había extendido a lo largo de todo México.

El prestigioso periódico Nature estaba de acuerdo en publicar los hallazgos de Chapela, Fernando Ortiz Monasterio, el Director de la Comisión de Bio-seguridad de México en Ciudad de México los quiso suprimir, pero Chapela se negó.

Como resultado, fue intimidado amenazado con ser acusado de responsable de todos los daños y perjuicios ocurridos a la agricultura mexicana y su economía.



Él prosiguió, no obstante, y cuando su artículo aparecía en la publicación el 29 de noviembre de 2001 la campaña de difamación contra él comenzó y se intensificó. Después se supo que Monsanto iba tras él, y la empresa PR del Grupo Bivings en Washington fue contratada para desacreditar sus hallazgos y conseguir que se retractara.

Chapela también es reconocido por su trabajo en el ámbito de recursos naturales y derechos indígenas. Es miembro del Consejo Consultivo de The Sunshine Project, organización que promueve las preocupaciones ciudadanas relacionadas con la bioseguridad y las armas biológicas.



- Pusztai -

Otro hombre atacado fue el bioquímico especialista mundial líder en modificación genética de lectins y plantas, ARPAD PUSZTAI, en Reino Unido.

Fue difamado y expulsado de su posición de investigador en el Rowett Research Institute de Escocia por publicar datos hostiles a la industria agroalimentaria sobre los resultados de su experimentación sobre la seguridad de los OMG.

Su estudio para el Rowett Research fue el primer estudio independiente sobre este tema.

Lo emprendió creyendo en su promesa pero se alarmó por sus hallazgos. Los gobiernos de Clinton y Blair determinaron suprimirlos porque Washington estaba gastando miles de millones de dólares promoviendo cosechas OMG y una futura revolución biotech.

Sus resultados le estaban sobresaltando considerando también las implicaciones que tiene para los humanos que comen alimentos genéticamente diseñados.



Después de cinco años, varios ataques cardíacos, y una carrera arruinada, finalmente supo lo que había pasado después de que él anunciase sus hallazgos. Monsanto era el culpable. La compañía se quejó a Clinton que, a su vez, alertó a Tony Blair. Los hallazgos de Pusztai tuvieron que ser suprimidos y él desacreditado por hacerlos. Él pudo no obstante contestar con la ayuda del muy respetado periódico científico británico, The Lancet.

A pesar de las amenazas de la Royal Society contra él, este editor publicó su artículo, pero con un precio. Después de la publicación, la Sociedad e industria biotech atacaron a The Lancet por su acción.



- Stanley Ewen -

Junto a Puzstai y su esposa, su coautor, el profesor STANLEY EWEN, también sufrió. Él perdió su posición en la Universidad de Aberdeen.



- William Engdahl -

Otra voz infatigable, es la de WILLIAM ENGDAHL. Economista y escritor americano asentado en Alemania, analista del NWO que realiza una de las tareas más agresivas de denuncia sobre los alimentos modificados genéticamente.

Es autor de una trilogía en la que toca tres temas pilares:

el petróleo (”A Century of War - Anglo-American politics and NWO“)

los alimentos transgénicos (”Seeds of destruction - the hidden agenda of GMO“)

la economía (”Financial Tsunami - The End of the World as We Knew It“)

Los mismos tres pilares que configuran lo que él llama el “código Kissinger”:

“El que controla el PETRÓLEO controla las naciones;
quien controla los ALIMENTOS, controla a los pueblos”.
”Si controlas el DINERO, controlas en mundo”.



- Kissinger el “filántropo” -

“Magníficas” frases lapidarias del sempiterno y omnipresente premio Nobel de la Paz de 1973, Henry Kissinger, que describen a la perfección los objetivos de la globalización.

Engdahl relaciona la expansión desorbitada de los OGM con el afán de eugenesia de algunas élites. Procuraremos profundizar en esta cuestión más adelante. De momento dejaremos sólo un apunte de este economista:

“Si las mismas personas que están, tan intensamente, apoyando la eugenesia y forzando la esterilización de lo que ellos llaman “pueblos inferiores”, comienzan de pronto a financiar las semillas genéticamente manipuladas, tal vez ambos asuntos casen entre si”.

“Podría ser un arma geopolítica final”.



Sobre Engdahl, Arpad Pusztai afirma:

“El motivo por el que es tan aterradora la visión de Engdahl acerca del mundo es porque es muy real. Aunque nuestra civilización se ha construido sobre los ideales humanistas, en este nueva era de “mercados libres”, TODO - la ciencia, el comercio, la agricultura e incluso las semillas - se ha convertido en ARMAS en manos de una corporación global de barones y de los políticos, sus compañeros de viaje.

Para lograr la dominación del mundo, ya no dependen de la bayoneta que empuñan los soldados. Todo lo que necesitan es el control de la producción de alimentos”.



- Arun Srivastaba -

El doctor ARUN SRIVASTAVA, profesor de Microbiología e Inmunología, profesor de Medicina (Hematología / Oncología) en la Universidad de Indiana, en un artículo en Global Research afirma:

“Durante los últimos tres o cuatro años hemos visto un buen número de libros, documentales y artículos sobre los peligros de las semillas genéticamente modificadas. La mayoría se refieren al impacto adverso sobre la salud y el medioambiente; casi ninguno lo hace al potencial geopolítico de las semillas GM, o en concreto a las semillas como 'ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA'”.

Engdahl ha abordado esta cuestión en “Semillas de Destrucción”.



Es decir, la ALIMENTACIÓN utilizada como ARMA.

“El agronegocio se ha convertido en un arma estratégica
del arsenal de la única super-potencia mundial”
WILLIAM ENGDAHL



- Sin etiquetaje, es imposible saber qué es lo que comes -

En Estados Unidos, los alimentos genéticamente modificados no etiquetados se introdujeron en 1993, y el 70% de los alimentos del supermercado contiene OGM en proporciones variables en lo que debería de llamarse el MAYOR EXPERIMENTO BIOLÓGICO MUNDIAL EN HUMANOS.



- Josep Pàmies -

En España, y en concreto en Cataluña, es representativa la voz de JOSEP PÀMIES de quien hablamos en EL PELIGRO DE LAS SEMILLAS TRANSGENICAS, que el 13 de septiembre de 2003, asistió a la protesta que Assemblea Pagesa de Cataluña conjuntamente con Ecologistas en Acción de Aragón, realizaron a causa de la proliferación de campos de experimentación transgénica en nuestras tierras.

Esa mañana, y siguiendo una convocatoria internacional de Vía Campesina, unas cincuenta personas se concentraron en un campo de experimentación de Syngenta en la localidad de Alcoletge (Lleida), que no reunía ninguna medida de seguridad.

Esta multinacional comercializaba entonces el maíz BT176, prohibido en los Estados Unidos, desde 2001, por generar resistencia a los antibióticos en las personas.

A raíz de hechos falsos y tergiversados sucedidos en esa fecha, Pámies fue juzgado bajo las acusaciones de atentado a la autoridad y lesiones, por las que el fiscal pedía una pena de 4 años de prisión y una indemnización de 50.000 euros.



QUE ¿POR QUÉ NO SE OYEN MÁS LAS VOCES CONTRARIAS,
NI TAN SIQUIERA LAS MERAMENTE INFORMATIVAS?
¿POR QUÉ NO HAY DEBATE PÚBLICO?
PIENSA...

Continua en "Transgénicos Que Matan De Hambre"...

Regresar a Genetically Engineered Foods
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...