BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

24 de febrero de 2012

Regresión del agronegocio o el síndrome de Vietnam


Escrito por Dra Graciela Gomez

“El hombre se impresiona mucho más fácilmente por enfermedades que presentan claros síntomas, y sin embargo sus peores enemigos se introducen en el sin impedimentos” es la cita que Rachel Carson grabó en la página 152 de “Primavera Silenciosa” y pertenece al microbiólogo Rene Dubos a quien ella llamaba “sabio”.



Lamentablemente esos científicos genuinos no dejaron discípulos de su talla, la pseudociencia hoy se vende al mejor postor y trabajan para matar, no para construir. -“En un partido que algunos dirían que se hizo en el infierno, dos de los principales productores de agroquímicos se han unido en una asociación para volver a introducir el uso del herbicida 2, 4-D, tristemente célebre defoliante Agente Naranja , utilizado en la guerra de Vietnam”. Así lo publica el Huffington Post de New York el viernes 17 de febrero.


Dow AgroSciences ha desarrollado una variedad de maíz genéticamente modificada que puede tolerar 2, 4-D, que va a acabar las plagas resistentes que el Roundup no puede matar. Los agricultores que opten a este sistema estarán obligados a la dosis doble de sus campos con un cóctel mortal de Roundup Plus 2, 4-D, los cuales son fabricados por Monsanto.

El uso de 2, 4-D está prohibido en varios países europeos y provincias de Canadá. La sustancia es un carcinógeno, y se ha demostrado su incidencia en defectos congénitos en los hijos de los aplicadores de pesticidas en un estudio realizado por la Universidad de Minnesota, por el patólogo Vicente Garry y que puede ser un factor de riesgo para enfermedades como el linfoma no Hodgkin, algo normal en los veteranos de Vietnam expuestos al Agente Naranja. La EPA ha declarado que el producto químico puede tener "potencial de alteración endocrina"interfieriendo en el sistema hormonal y puede resultar tóxico para abejas, aves y peces, según un estudio realizado por el Servicio Forestal de los EE.UU. y otros.

La agricultura industrial a gran escala se ha vuelto dependiente cada vez más de agrotóxicos, algunos lo han comparado a “un drogadicto que requiere soluciones cada vez más grandes” , por lo que científicos advierten que este creciente adicción a los agrotóxicos es insostenible en el largo plazo. La fertilidad del suelo disminuye a medida que las lombrices de tierra y los microorganismos vitales son eliminados por los pesticidas y herbicidas. Contaminan el agua subterránea, y puede poner en peligro la salud de los animales de granja que son alimentadas con el grano.

Nadie sabe a ciencia cierta los efectos que provocará en la salud de los consumidores . El maíz mezclado con altos niveles de 2,4-D puede contaminar desde el cereal para el desayuno a la carne de ganado vacuno.

El maíz transgénico de Dow cuesta casi tres veces más que las semillas convencionales. Y la duplicación prevista del uso de plaguicidas en los próximos años va a ser costosa, así como la destrucción de tierras agrícolas y los ecosistemas.

La dioxina tiene una vida media de 100 años o más cuando se está por debajo de la superficie, lixiviados en el suelo o incrustadas en sedimentos del río o arroyo. Las dioxinas se ha generado como un subproducto de herbicida 2,4,5-T realizados por Monsanto y Dow, los 2 productores del Agente Naranja. Esta sustancia se utilizó en los EE.UU. para fines agrícolas en la década de 1940 y para la guerra química en Viet Nam a partir de la década de 1960 hasta 1971. Fue eliminado en finales de 1970.

Tribunales de los EE.UU. rechazaron las demandas de los veteranos de guerra afectados sobre la base de un precedente de la Corte Suprema de Justicia, conocida como la “Doctrina Feres”, que prohíbe toda causa de acción de daños que surja de actos incidentales al servicio militar, independientemente de la relación entre las partes en controversia.

La fórmula de Monsanto contenían altos niveles de dioxinas y era más sucio que los productos de Dow. Monsanto no sólo era consciente de que la dioxina en 1950 era un peligro para la salud, sino que también creó un informe fraudulento.

El juez Jack Weinstein fue designado por la Corte Federal de los EE.UU. para el Distrito Este de Nueva York y luego se intimó a los abogados defensores para que acepten una “modesta solución” de $ 180 millones, una suma insuficiente para cubrir el tratamiento médico de cientos de miles de veteranos heridos. El juez basó su decisión en el estudio de Monsanto que se ha demostrado que era fraudulento.

Aproximadamente 11 millones de litros de agente naranja fueron arrojados sobre Vietnam entre 1962 y 1970. Se estima que el Agente Naranja es responsable de 400.000 muertes, 3 millones de víctimas de la enfermedad y 500.000 niños que nacen con malformaciones. En 1990, un estudio canadiense probó el suelo, del agua del estanque, los peces y tejidos de aves, así como muestras de sangre humana, y encontró niveles peligrosamente altos de dioxinas que viajan en la cadena alimentaria para los seres humanos.

Las concentraciones de dioxinas son 13 veces mayor que el promedio en el suelo de las zonas afectadas, y en el tejido graso humano, 20 veces más alta. Otro estudio japonés, comparando las áreas fumigadas con los que no lo eran, encontraron que los niños tenían tres veces más probabilidades de nacer con paladar hendido, o con los dedos de manos y pies adicionales. Hay ocho veces más hernias en estos niños, y tres veces más nacen con discapacidades mentales. En 2001, otros científicos descubrieron que las personas que viven en la zona fumigada de Binh-Hoa cerca de Ho Chi Minh City, tiene 200 veces la cantidad de fondo de la dioxina en la sangre.

En 2004, las víctimas vietnamitas presentaron una demanda contra Dow, Monsanto y otros fabricantes del Agente Naranja. El juez Weinstein, el mismo juez citado más arriba, presidió este caso y lo desestimó, utilizando la excusa de que Monsanto y Dow eran los contratistas del gobierno. También alegó que el Agente Naranja no fue considerado un veneno durante ese período, según el derecho internacional.

Mientras que Monsanto y Dow tienen responsabilidad, el costo de la atención médica y la hospitalización de los veteranos afectados es pagado por los contribuyentes estadounidenses. A esto Monsanto respondió que “Creemos que las consecuencias adversas que presuntamente han surgido de la guerra de Vietnam, incluyendo el uso del Agente Naranja, deben ser resueltos por los gobiernos que estuvieron involucrados”.

El Agente Naranja es una mezcla al 50 y 50 de dos herbicidas comunes, 2,4-D y 2,4,5-T, fue uno de los 15 herbicidas utilizados en la guerra de Vietnam y el más aplicado.Más de 2 millones de estadounidenses sirvieron en Vietnam. La EPA también está involucrado en el encubrimiento y ha estado retrasando un informe de evaluación sobre la dioxina desde 1985 para proteger a las industrias de plástico, cloro, papel, herbicidas y agrícolas.

En 1990, los agricultores empezaron a aplicar Roundup más y más por hectárea, pero la tecnología ha comenzado a fallar. En lo que fue sin duda uno de los eventos más predecibles en la historia de la agricultura, cuando los agricultores riegan millones de hectáreas de tierra con un solo herbicida durante años, las malas hierbas evolucionan para resistir a ese veneno.

En su petición a la USDA para su aprobación, la compañía dice que el rasgo de 2,4-D es que se "apilan" con el rasgo Roundup de Monsanto para "generar híbridos comerciales con tolerancias a herbicidas múltiples". Y una vez que lo hacen, los agricultores pueden rociar sus campos tanto con 2,4-D y Roundup. El 2,4-D va a matar las malas hierbas que el Roundup no puede. Actualmente la agencia puso a consulta pública el asunto y el período de comentarios termina 27 de febrero.

La principal preocupación en el uso de 2,4-D es la deriva del pesticida porque el compuesto es muy volátil y propenso a ser transportado en el aire, donde puede hacer daño a las plantas no objetivo, como la granja de verduras del vecino.

En un informe reciente publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, los investigadores revisaron la investigación publicada por Dow Chemicals y manifestaron que era muy engañosa e inexacta. Los autores del estudio señalaron en su reciente artículo: “Creemos que (Wright et al. (1)) un investigador de Dow AgroSciences, a tergiversado el potencial para el 2,4-D para las malezas resistentes y se exagera la sostenibilidad de su enfoque para hacer frente a la resistencias al glifosato”.

Al igual que la investigación de nuevos antibióticos, la investigación de nuevos plaguicidas ha llegado a un virtual estancamiento. En cambio, las empresas de biotecnología están volviendo a los viejos, los productos químicos más tóxicos, como el 2,4-D, en busca de inspiración.

La derrota o Síndrome de Vietnam y la pérdida de vidas para los Estados Unidos fue de 58.159 muertes y 1.700 desaparecidos. Pero no lo entendieron, en las guerras siempre gana el mismo ejército, el de la muerte.-

Fuente: ECOS DE ROMANG
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...