BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

21 de noviembre de 2011

Disruptores endocrinos


Disruptores endocrinos (1): Primeras evidencias por raulespert

Numerosas sustancias químicas, como las dioxinas, PCBs, plaguicidas, ftalatos, alquilfenoles y el bisfenol-A, amenazan nuestra fecundidad, inteligencia y supervivencia.

En 1962 el libro de Rachel Carson Primavera silenciosa dio el primer aviso de que ciertos productos químicos artificiales se habían difundido por todo el planeta, contaminando prácticamente a todos los seres vivos hasta en las tierras vírgenes más remotas. Aquel libro, que marcó un hito, presentó pruebas del impacto que dichas sustancias sintéticas tenían sobre las aves y demás fauna silvestre. Pero hasta ahora no se habían advertido las plenas consecuencias de esta insidiosa invasión, que está trastornando el desarrollo sexual y la reproducción, no sólo de numerosas poblaciones animales, sino también de los seres humanos.



Disruptores endocrinos (1): Primeras evidencias por raulespert

Disruptores endocrinos (2): Feminizacion de los machos por raulespert

Un gran número de sustancias químicas artificiales que se han vertido al medio ambiente, así como algunas naturales, tienen potencial para perturbar el sistema endocrino de los animales, incluidos los seres humanos. Entre ellas se encuentran las sustancias persistentes, bioacumulativas y organohalógenas que incluyen algunos plaguicidas (fungicidas, herbicidas e insecticidas) y las sustancias químicas industriales, otros productos sintéticos y algunos metales pesados. Muchas poblaciones animales han sido afectadas ya por estas sustancias. Entre las repercusiones figuran la disfunción tiroidea en aves y peces; la disminución de la fertilidad en aves, peces, crustáceos y mamíferos; la disminución del éxito de la incubación en aves, peces y tortugas; graves deformidades de nacimiento en aves, peces y tortugas; anormalidades metabólicas en aves, peces y mamíferos; anormalidades de comportamiento en aves; demasculinización y feminización de peces, aves y mamíferos machos;


Disruptores endocrinos (2): Feminizacion de los... por raulespert

Disruptores endocrinos (3): Xenoestrogenos por raulespert


Los Xenoestrógenos son sustancias externas al cuerpo con un efecto estrogénico y que incluyen: pesticidas, plásticos, compuestos industriales y medicamentos. Estos productos químicos tienen la estructura molecular muy parecida a los estrógenos y pueden cumplir diferentes funciones: unirse a los receptores hormonales de las células obstruyendo la respuesta hormonal natural; bloquear los receptores hormonales; y destruir los mensajes hormonales. El resultado es, por un lado, exceso de estrógenos y, por contrapartida, una deficiencia de progesterona.
Los Xenoestrógenos suelen ser productos provenientes del petróleo y solubles en grasa. Así pues, una vez estos químicos entran en nuestro organismo a través de la ingesta de vegetales que han sido rociados con ellos, o bien a través del consumo de animales alimentados con granos rociados con pesticidas, éstos quedan depositados en nuestra grasa, convirtiéndonos en candidatos a sufrir serios desequilibrios hormonales.


Disruptores endocrinos (3): Xenoestrogenos por raulespert

Disruptores endocrinos (4): Los plasticos por raulespert


La industria química prefiere pensar que, puesto que ya existen en la naturaleza tantos estrógenos naturales, como la soja, no hay por qué preocuparse por los compuestos químicos sintéticos que interfieren con las hormonas. Sin embargo, es importante tener en cuenta las diferencias que existen entre los impostores hormonales naturales y los sintéticos. Los imitadores hormonales artificiales suponen un peligro mayor que los compuestos naturales, porque pueden persistir en el cuerpo durante años, mientras que los estrógenos vegetales se pueden eliminar en un día.
Nadie sabe todavía qué cantidades de las sustancias químicas disruptoras endocrinas son necesarias para que representen un peligro para el ser humano. Los datos indican que podrían ser muy pequeñas si la exposición tiene lugar antes del nacimiento. En el caso de las dioxinas, los estudios recientes han demostrado que la exposición a dosis ínfimas es peligrosa.


Disruptores endocrinos (4): Los plasticos por raulespert

Disruptores endocrinos (5): Cancer por raulespert


Los seres humanos se han visto afectados por los disruptores endocrinos. El efecto del DES (dietilestilbestrol), un agente estrogénico, fue un claro aviso. El paradigma del cáncer es insuficiente porque las sustancias químicas pueden causar graves efectos sanitarios distintos del cáncer.
Causa gran preocupación la creciente frecuencia de anormalidades genitales en los niños, como testículos no descendidos (criptorquidia), penes sumamente pequeños e hipospadias, un defecto en el que la uretra que transporta la orina no se prolonga hasta el final del pene. En las zonas de cultivo intensivo en la provincia de Granada, en donde se emplea el endosulfán y otros plaguicidas, se han registrado 360 casos de criptorquidias. Algunos estudios con animales indican que la exposición a sustancias químicas hormonalmente activas en el periodo prenatal o en la edad adulta aumenta la vulnerabilidad a cánceres sensibles a hormonas, como los tumores malignos en mama, próstata, ovarios y útero.


Disruptores endocrinos (5): Cancer por raulespert

http://www.dailymotion.com/raulespert#videoId=xmh507


Ranas malformadas: primera recopilación de casos en Argentina
http://video.unl.edu.ar/index.php/player/embed/97

Luego de una década de trabajo de campo, investigadores de la FBCB recolectaron y analizaron 71 anfibios con anormalidades. Son los primeros datos sobre una recopilación de este tipo de fenómenos en Latinoamérica.

Primero fue uno, al tiempo fueron dos y en una década llegaron a ser 71 los casos de ranas con patas de más o de menos, colas extras o sin oídos detectadas en Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba durante las campañas de investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el CONICET.
Si bien las malformaciones en anfibios son una realidad en muchas partes del mundo -y ya fue estudiado en Estados Unidos y Europa-, en Latinoamérica apenas si se habían descripto algunos hallazgos aislados.
Ahora, un grupo de investigadores de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL publica la primera sistematización de malformaciones en anfibios. Se trata de un trabajo que analiza los tipos de anormalidades y los relaciona con los sitios en los que fueron encontrados. “Estos resultados extienden el fenómeno en un sentido geográfico y aportan una base de datos para proponer nuevas investigaciones”, recalcó Paola Peltzer, investigadora y docente de la UNL.
La mayor cantidad de casos fue detectada en entornos agrícolas. “Siempre se piensa en los agroquímicos, pero esos sitios sufren muchas transformaciones más. Incluso se modifica la dieta de los animales porque la fauna de insectos es otra. Más al sur, en las zonas industriales de Argentina, podríamos hablar de otro tipo de contaminación”, analizó Rafael Lajmanovich, responsable de la cátedra de Ecotoxicología de la FBCB.

Cuáles y dónde
Todo comenzó por azar en las campañas que realizan periódicamente los investigadores para obtener tejidos de animales muertos para el monitoreo de los ambientes. Fue en esos viajes por distintos ámbitos del Paraná Medio que el equipo encontró ranas con distintos tipos de malformaciones. Además, a la recopilación se sumaron aportes de colegas de la Universidad Nacional de Río Cuarto.
Luego de una década de trabajo que se extendió desde enero de 2000 hasta diciembre de 2009, se contabilizaron 71 casos. El siguiente paso fue sistematizar la información y para eso se clasificaron los tipos de anormalidades y los sitios en los que fueron hallados.
En total, se relevaron 51 sitios diferentes y en 29 se hallaron individuos con malformaciones. La mayor cantidad de casos se detectó en los sitios agrícolas con 42 casos en 12 especies y con diez tipos distintos de anormalidades. Los datos correspondientes a los ambientes suburbanos y forestales son significativamente menores. En el primero se relevaron 19 individuos de cinco especies con siete tipos de anormalidades mientras que en los forestales los individuos apenas alcanzaban los diez, de cuatro especies y tres tipos de anormalidades.
“Algo que nunca habíamos encontrado y era de lo que más se hablaba en gran parte del mundo eran los animales con miembros extra. El primero que se detectó fue en Entre Ríos”, destacó Lajmanovich.
Otra de las anormalidades que encontraron fue un individuo al que le faltaba la mandíbula inferior, “Lo vimos en juveniles de una especie de un ambiente suburbano. Eso es un riesgo porque al no tener lengua, no puede alimentarse. Llega a una edad y luego muere”, contó Peltzer.

En todos lados
Que las ranas hayan sido encontradas en la zona del Paraná Medio no quiere decir que las malformaciones sean un fenómeno exclusivo de esa región, muy por el contrario “se trata de fenómenos globales que se detectan en distintas partes del mundo y, en general, se asocian con la pérdida de hábitats, con los agroecosistemas en general y con distintos tipos de contaminación”, argumentó Lajmanovich.
No es fácil establecer las causas de las malformaciones ya que una vez que se encuentra el animal, por más que se realicen análisis, no hay certezas sobre lo que le ocurrió. “Son alteraciones que suceden durante el desarrollo del animal y probablemente esa rana en particular es la sobreviviente de un grupo de animales que pudieron estar malformados”, agregó.
A pesar de las limitaciones, en los últimos años surgieron diferentes hipótesis que asocian a factores causales. “El tipo de malformación podría incluso relacionarse con el tipo de ambiente estudiado. Así se vinculan, por ejemplo, con contaminación ambiental por un determinado plaguicida o bien la presencia de un parásito (trematodo) que infecta en mayor medida a los animales inmunosuprimidos por el efecto de los agroquímicos en lagunas eutrofizadas”, señaló Peltzer.
De acuerdo con los expertos, las ranas son buenos indicadores ambientales. “Se reproducen en el agua donde tal vez sean más vulnerables al contacto con sustancias químicas de todo tipo y luego pasan a la tierra donde se ven afectadas por los cambios de hábitats”, concluyó Lajmanovich.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...