BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

21 de marzo de 2012

Campaña por un Brasil Libre de Transgénicos

El uso de plaguicidas en Brasil sigue creciendo. Los casos de contaminación comienzan a ser evidentes y la sociedad civil lanza campaña nacional

31/05/11 Por Campaña por un Brasil Libre de Transgénicos

Una investigación realizada en la Universidad Federal de Mato Grosso y publicado en marzo del 2011 reveló que en Lucas do Rio Verde (Mato Grosso), incluso la leche materna está contaminada por agroquímicos. Por lo menos un tipo de agroquímicos se observó en el 100% de las muestras. En el 85% de los casos entre 2 y 6 tipos. La sustancia más frecuentemente identificado es el DDE, un derivado del DDT, prohibido en Brasil en 1998, que provoca infertilidad en los hombres y abortos involuntarios en mujeres embarazadas. Un monitoreo de las aguas reveló que el 32% está contaminado con plaguicidas. Más del 40% de las muestras de agua de lluvia estaban contaminadas por los plaguicidas. Según los investigadores, gran parte de esta contaminación proviene de las abundantes fumigaciones realizadas en la región.



Otro año pasa y aún Brasil mantiene su clasificación como el mayor consumidor mundial de plaguicidas, récord que lo consiguió por primera vez en 2008. Un récord nada envidiable, cuyas consecuencias están empezando a ser más claras para el público en general.

Según datos de la Unión de Industrias de Productos Agroquímicos (Sindag),en 2008 se consumieron 986.500 toneladas de plaguicidas y más de un millón de toneladas en 2009 (equivalente a 5,2 kg de productos agroquímicos por brasileño por año). Aunque Sindag y otras fuentes del agronegocio emitieron declaraciones conmemorando estas cifras, donde exaltaban el uso de agroquímicos como "la aplicación de la tecnología," poco a poco, la prensa nacional comenzó a publicar noticias que conectaban el abuso de pesticidas con la contaminación de los alimentos, daños al medio ambiente y a la salud. Sindag no ha publicado ningún dato sobre el volumen de plaguicidas vendidos en el 2010; se limita a informar que el valor de las ventas realizadas durante el período fue de 7,2 mil millones de dólares. Lo que si hizo, sin embargo, fue subrayar que este valor representa un aumento del 9% respecto al año anterior.

Nuevas investigaciones muestran la verdadera magnitud de la contaminación que se está llevando a cabo.

Una investigación realizada en la Universidad Federal de Mato Grosso y publicado en marzo del 2011 reveló que en Lucas do Rio Verde (Mato Grosso), incluso la leche materna está contaminada por agroquímicos [1]. Lucas es el productor de granos más grande del estado, que por su parte es el productor de granos más grande del país. Las muestras de leche fueron recolectadas en 62 mujeres entre la 3ª y 8ª semana después del parto.

Por lo menos un tipo de agroquímicos se observó en el 100% de las muestras. En el 85% de los casos entre 2 y 6 tipos. Una de las variables estudiadas fue el aborto involuntario, que se asocia con la presencia de tres diferentes pesticidas.

La sustancia más frecuentemente identificado es el DDE, un derivado del DDT, prohibido en Brasil en 1998, que provoca infertilidad en los hombres y abortos involuntarios en mujeres embarazadas.

En septiembre de 2010, un estudio realizado por la misma universidad, en colaboración con la Fundación Oswaldo Cruz, encontró residuos de plaguicidas en la sangre y la orina de los residentes, los pozos artesanales, y en muestras de aire y agua de lluvia tomadas de las escuelas públicas en los municipios de Lucas do Río Verde y Campo Verde (otro de los grandes productores de grano en el estado) [2].

Un monitoreo de las aguas reveló que el 32% está contaminado con plaguicidas. Más del 40% de las muestras de agua de lluvia analizadas estaban contaminadas por los plaguicidas. Según los investigadores, gran parte de esta contaminación proviene de las abundantes fumigaciones realizadas en la región.

Los investigadores también han investigado la presencia de agroquímicos en el agua en otras partes del país, incluyendo una importante región frutícola que hace que el uso generalizado de la irrigación [3]. Este estudio se llevó a cabo en el municipio de Limoeiro do Norte, en Ceará (en la región del país), por la Universidad Federal de Ceará. Se obtuvieron veinticuatro muestras de agua de fuentes públicas y nacionales y de cisternas. Los plaguicidas se detectaron en todas las muestras. Por lo menos cinco diferentes ingredientes se encuentran en cisternas públicas, donde se almacena el agua para ser distribuidos a los hogares. En una de estas cisternas, fueron identificados ocho tipos de pesticidas. En algunos puntos de recogida fueron detectados más de 12 ingredientes diferentes en una misma prueba.



Transgénicos y pesticidas - un círculo vicioso

La enorme cantidad de herbicidas aplicados a los cultivos transgénicos en Brasil significa que las malas hierbas se están volviendo cada vez más resistentes a la tecnología, aumentando los problemas de los agricultores. Según la Embrapa, hoy hay 18 especies de malezas resistentes a los herbicidas que se encuentran en el país. Cinco de estas especies son resistentes a glifosato (Coniza spp, Lolium multiflorum, Digitaria insularis y Euphorbia heterophylla) [4].

El desarrollo de resistencia al glifosato, entre las malas hierbas es causada principalmente por el uso generalizado de cultivos transgénicos tolerantes a ese producto. Pero, como era de esperar, la misma industria que creó la tecnología RR y presionó por su difusión está corriendo para dar soluciones a este problema que ya había sido anticipado: la emergencia de cultivos tolerantes nuevos (y más tóxicos) agroquímicos.

En junio de 2009 en los EE.UU. la compañía Dow agroquímicos obtuvo permiso de la CTNBio (Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad, encargada de evaluar y autorizar la liberación de OMG en Brasil) para llevar a cabo pruebas de campo en el país, de una variedad de soja tolerante al herbicida 2, 4-D herbicida. El último producto, comercializado en Brasil bajo el nombre de "Tordon", es uno de los dos componentes del 'agente naranja', fabricado por Dow y Monsanto.

En diciembre de 2009 la CTNBio autorizó la venta de soja transgénica tolerante a herbicidas a base de compuestos imidazolinona, desarrollados por una asociación entre BASF y Embrapa. Se abogó que estas nuevas semillas son una alternativa para controlar las malas hierbas resistentes al sistema de soja RR (glifosato).

Siguiendo el mismo curso, Coodetec, una cooperativa con sede en Paraná, informó recientemente el desarrollo de una nueva variedad de soja tolerante a los herbicidas a base de compuestos sulfonilureas [5].

En marzo de 2011 se informó que una alianza formada por las empresas estadounidenses Dow y Monsanto había producido una variedad de maíz GM resistente a dos herbicidas, el glifosato y glufosinato. Llamado Powercore, el producto ya ha sido aprobado por la CTNBio [6].

Ahora Monsanto ha firmado un acuerdo de asociación con BASF para desarrollar cultivos tolerantes al herbicida dicamba producido por BASF (para los que no hay productos registrado en Brasil). Según Monsanto, la tolerancia al dicamba está asociada con la tolerancia al glifosato - en otras palabras, los agricultores podrán utilizar ambos agroquímicos en el cultivo. [7]

Es evidente que si se sigue por este camino, el uso de plaguicidas aumentará, al igual que los problemas relacionados con la contaminación al medio ambiente, la alimentación y la gente.

Campañas en contra de los pesticidas

Frente a esta alarmante realidad, más de 30 entidades de la sociedad civil de Brasil, movimientos sociales, organizaciones ambientalistas, estudiantes, organizaciones vinculadas a temas de salud y grupos de investigadores pusieron en marcha la Campaña Permanente contra los Agroquímicos y Por la Vida. La campaña apunta a estimular un amplio debate con el público sobre la falta de control en el uso, consumo y venta de agroquímicos y la contaminación de suelos y agua, así como exponer los impactos de los agroquímicos sobre la salud de los trabajadores, las comunidades rurales y los consumidores urbanos.

Junto con denunciar el daño causado por las empresas y por el uso de agroquímicos, necesitamos construir formas de frenar el uso de agroquímicos y prevenir su expansión.

En un contexto de cambio climático, crisis energética y de agotamiento de los recursos naturales, la producción de alimentos sanos basados en principios agroecológicos, en las propiedades de pequeños campesino, respetando la naturaleza y a trabajadores rurales, es la única manera viable de asegurar una mejor calidad de vida de las actuales y futuras generaciones. www.ecoportal.net

Campaña por un Brasil Libre de Transgénicos - Brasil - Río de Janeiro - 18 de abril 2011 – Enviado por RALLT

Referencias (en Portugués):

[1] Exclusivo: A pesquisadora que descobriu veneno no leite materno. Vi o mundo, 26/03/2011. http://bit.ly/fFZDGU

[2] Boletim 505 Por um Brasil Livre de Transgênicos. AS-PTA, 03/09/2010. http://bit.ly/h9Vqz2

[3] O sal da terra. Carta Capital, 24/08/2010. http://bit.ly/ey9VaL

[4] PR: Dia de Campo da Embrapa Soja faz balanço sobre a situação de plantas daninhas resistentes a herbicida. Página Rural, 04/03/2011. http://bit.ly/e7CvsX

[5] Soja tolerante a herbicidas do grupo das sulfonilureias. Portal Dia de Campo, 14/03/2011. http://bit.ly/fRanWU

[6] Nova tecnologia para o milho da Dow AgroSciences é aprovada. Business Wire, 16/03/2011. http://bit.ly/gl30Ny

[7] BASF and Monsanto Take Dicamba Tolerant Cropping System Collaboration to the Next Level. PR Newswire, 14/03/2011. http://prn.to/gDFHPP 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...