BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

29 de agosto de 2012

Advierten que el fracking afectaría el acuífero Guaraní

Advierten que el fracking afectaría el acuífero Guaraní
Publicado el 16 ago 2012. Archivado bajo Política.

El gobierno “no tiene una política efectiva para el cuidado del agua dulce”, afirmó a AIM la licenciada en Economía y ex diputada nacional por la Coalición Cívica ARI (CC-ARI) Fernanda Reyes, quien advirtió que si se implementa el fracking en Entre Ríos, implicará poner en riesgo las fuentes habituales de agua, las contaminará con venenos que se producen por la fractura a presión de las rocas subterráneas, y sobre todo, afectará el acuífero Guaraní, posiblemente la mayor reserva de agua dulce del mundo. La dirigente marcó la “avanzada” de “intereses inescrupulosos, que han trazado un plan para apropiarse de los recursos naturales del mundo entero”.

Reyes: "el gobierno no tiene políticas de protección del agua".

En diálogo con esta Agencia, Reyes explicó que desde la CC-ARI recorren el país desde hace varios años con la campaña “Sin agua no hay futuro”. “Lo que queremos es concientizar respecto de esta problemática; hacer saber que el agua es un recurso limitado y por eso tenemos que pensar de qué manera vamos a utilizarla, para tener acceso al agua potable y de calidad, que no esté contaminada. Cuando recorremos el territorio nos damos cuenta de que el agua está en serio peligro, y por lo tanto, también nuestras propias vidas”.

Reyes precisó que en la cordillera “hay una avanzada muy grande de la megamineria a cielo abierto; y cuando hablamos de eso, nos referimos a explotaciones de montañas para sacar oro, plata, cobre y otros minerales como el molipeno, que salen del país sin el debido control, y que además para su extracción se utiliza agua, electricidad y otros químicos sumamente peligrosos para la salud y el ambiente”.

Reyes alertó que esa no es la única forma de explotación, sino que en otros lugares de la Argentina, ya se realiza o está en exploración el fracking, procedimiento invasivo y destructivo de obtención de gas natural conocido como “fractura hidráulica”, prohibido en otros países y que amenaza a Entre Ríos. “Se están buscando zonas en el país para realizar explotación de gas no convencional. En una provincia como Entre Ríos, que tiene el reservorio de agua dulce más grande del país, con el Acuífero Guaraní, es sumamente peligroso. Si hay fracking en Entre Ríos, afectará el acuífero Guaraní, posiblemente la mayor reserva de agua dulce del mundo”.

La economista se mostró preocupada por la “avanzada” de intereses inescrupulosos, que han trazado un plan para apropiarse de los recursos naturales del mundo entero. “Vemos lo que pasa en otros lugares del país y observamos que este recurso que es limitado no está siendo conservado como corresponde. Observamos lo que ocurre con el Riachuelo; el monocultivo de la soja o la megamineria. Lamentablemente, esos intereses argumentan que usan el agua para el desarrollo de las zonas donde se llevan a cabo los emprendimientos, pero cuando uno observa lo que ha pasado en Estados Unidos o Canadá con el fracking, que ha sido prohibido por las consecuencias de la contaminación en el agua, nos damos cuenta que lo que se busca es que Entre Ríos sea una provincia sacrificable para el beneficio de pocos a costa de muchos”.

La dirigente de la Coalición Cívica expresó que no está en desacuerdo con la minería, pero aclaró que sí lo está con la minería a cielo abierto, a gran escala. “En la Cámara Minera me decían que sin los minerales no podemos vivir. Y yo pregunté: ¿sin el agua, podemos vivir? La respuesta es no. Entonces, ¿cuál es la prioridad que le damos al agua? En primer lugar, es fundamental para vivir; luego, para alimentarnos y en tercer lugar, para la industrialización o la explotación productiva”.

Para Reyes, la discusión de qué país queremos, involucra la discusión respecto de cómo utilizaremos el recurso “agua”, que “no es mercantilizable o se le puede dar un valor. El agua debe ser tomado como un bien común, como un derecho humano”, dijo.

Además afirmó que “en nuestro país no se toman políticas para proteger el agua, y la prueba es la ley de Glaciares, que demoró mucho tiempo en aprobarse, ya que hubo un lobby muy grande de las mineras para que se sancionara y aún hoy, es muy difícil implementarla. Mientras nosotros damos esta discusión, en otros países están buscando lugares donde haya reservorios de agua dulce para el futuro. Por eso, hay que entender que deben propiciarse alternativas distintas que no pasan por el fracking, la megaminería o los cultivos de soja. Lo que falta es ponerlas en acción”.

En Paraná
Reyes participó de la charla-debate “Entre Ríos: El agua en peligro”, que se realizó este jueves en la Facultad de Ciencias de la Educación (Buenos Aires 356), donde compartió el panel con la diputada socialista en el FAP, María Emma Bargagna y el licenciado en Ciencias Políticas Diego Di Risio, autor del libro “Zonas de sacrificio”.

La actividad fue organizada en forma conjunta entre el Programa “Por una nueva economía, solidaria y sustentable” de la FCE-Uner, el Observatorio Petrolero Sur, el Centro de Estudios Municipales y Provinciales de Entre Ríos (Cemupro) y el Instituto Transformar de Políticas Públicas y Capacitación de la Coalición Cívica ARI.

Qué es el fracking
La fractura hidráulica es un método “no convencional” de conseguir gas, ya que el usado hasta ahora, el convencional, se está agotando por lo que se hacen necesarios procedimientos más violentos, como por ejemplo los que se usan para obtener oro en el Famatina, que implican volar partes de montañas y destruir glaciares, que son reservas de agua.

De la misma manera, en Entre Ríos, como en todo el Uruguay y en la Mesopotamia entera, donde los estudios geológicos han revelado que existe gas, la fractura hidráulica implicará poner en riesgo las fuentes habituales de agua, contaminarlas con venenos que se agregan al agua que produce la fractura a presión de las rocas subterráneas, y sobre todo, afectar el acuífero Guaraní, posiblemente la mayor reserva de agua dulce del mundo.

Se trata de una imposición más de la inmoderada codicia internacional a los países del Tercer Mundo, como ya aconteció con Botnia en el Uruguay. Es la misma codicia que está barriendo los últimos restos de justicia social que quedaban en Europa, en que varios países que se preciaban de haber ingresado a la “zona del Euro” han retrocedido décadas.

Debe tenerse en claro que hay intereses que han trazado un plan para apropiarse de los recursos naturales del mundo entero con el fin de sostener el modo de vida de un puñado de países “centrales”, sin ninguna consideración por el futuro y sin mirar lo que dejan atrás.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...