BLOG VECINAL ORIENTADO A LA DEFENSA DE LA CALIDAD DE VIDA DE QUIENES VIVIMOS EN EL NOA Y EN PARTICULAR EN LA HERMOSA CIUDAD DE SALTA "LA LINDA".
Contra los monocultivos y minería contaminantes y a favor de la Soberanía Alimentaria y de un Proyecto Nacional Sustentable

30 de enero de 2016

VIRUS ZIKA: ¿OTRA ESTAFA GIGANTESCA?





Artículo escrito por Jon Rappoport.

De nuevo Jon Rappoport nos muestra un punto de vista muy diferente al oficial, esta vez en referencia a la histeria artificial desatada con el virus Zika.

Ahora que la histeria con el Zika se está expandiendo a marchas forzadas, vale la pena que todo el mundo lea este artículo para tener un punto de vista alternativo…


La histeria vende y es el momento de volver a provocar histeria de nuevo.

Ahora el virus de moda es el virus Zika.

Nos están diciendo que lo transmiten los mosquitos y que puede causar defectos de nacimiento en los bebés, provocando microcefalia, es decir, niños discapacitados de nacimiento con un cerebro y un cráneo más pequeños de lo normal.

Los titulares son terroríficos, del tipo:

“Brasil envía 200.000 soldados para detener la propagación de Zika”

“Manténgase alejado de Río si está embarazada”

“‘Perdemos la batalla contra los mosquitos”

“Virus amenazando dos continentes”


La histeria repentina llega al punto de que diarios como el Daily Mail indica que las mujeres embarazadas están siendo advertidas de no viajar a 22 países de América Latina y África. Varios casos de Zika ya se están reportando en Italia, el Reino Unido y España, así como Dinamarca o Suecia.

Un artículo llamativo lo encontramos en el Washington Post, titulado: “A medida que el virus Zika se propaga, El Salvador pide a las mujeres que no se queden embarazadas hasta el año 2018”:

“La rápida propagación del virus Zika ha llevado a los gobiernos latinoamericanos a instar a las mujeres a no quedar embarazadas durante un máximo de dos años, una precaución extraordinaria dirigida a evitar los defectos de nacimiento que se creen que están vinculados a la enfermedad transmitida por mosquitos”


“Se trata de un fenómeno nuevo con una capacidad potencia para cambiar la cultura en varias naciones, donde se ha pedido a las poblaciones que retrasen la procreación. La Organización Mundial de la Salud dice que al menos 20 países o territorios de la región, entre ellos Barbados y Bolivia, Guadalupe y Guatemala, Puerto Rico y Panamá, han registrado la transmisión del virus”.


Así que ahora tenemos gobiernos advirtiendo a las mujeres de que no queden embarazadas.

Parece un nuevo método de despoblación: “No se quede embarazada. Si lo hace y un mosquito la pica, usted podría dar a luz a un niño gravemente dañado”.

A ello se suman los avisos masivos contra los viajes, para las mujeres embarazadas. Y 200.000 soldados en Brasil, sede de los próximos Juegos Olímpicos, van de puerta en puerta distribuyendo información acerca de esta nueva “plaga”.

Un auténtico estado de histeria inducido.

Así que vamos a examinar un poco la ciencia real que se oculta detrás del virus Zika y la afirmación de que está causando defectos de nacimiento.


Antes de que se pueda establecer de forma segura que un virus causa una enfermedad, se necesita haber realizado algunos procedimientos.

En primer lugar, se debe probar que el virus existe. Tiene que ser aislado del tejido enfermo de un portador humano y después ese tejido tiene que ser puesto bajo un microscopio electrónico, en el que se deberán ver muchos ejemplares del virus, en este caso del Zika.

En segundo lugar, las pruebas tienen que ejecutarse en muchos casos diferentes de humanos sospechosos de llevar el virus, y estas pruebas tienen que revelar grandes cantidades de Zika en el cuerpo.

Este es el “kit de inicio básico” para decidir que un virus puede ser la causa de una enfermedad humana real.

Rappoport afirma que al examinar la literatura publicada sobre el Zika, hasta ahora no ha visto informes sobre el análisis de tejido enfermo de un ser humano, seguido de fotos de microscopio electrónico que revele grandes cantidades de Zika.

En cuanto a las pruebas de diagnóstico de casos de posibles humanos infectados, como de costumbre, se utilizan dos grandes tipos de pruebas: la prueba de anticuerpos y el PCR.


Voy a revisar brevemente los defectos graves en estas dos pruebas.

A-Los anticuerpos son exploradores del sistema inmunológico que identifican a los invasores que penetran en el cuerpo. Los anticuerpos identifican a los intrusos para que otros elementos del sistema inmunológico puedan repelerlos y destruirlos.

Cuando una prueba muestra que los anticuerpos dirigidos contra un virus específico (como el Zika) están presentes en el cuerpo, eso significa que el cuerpo ha contactado con ese virus, (si la prueba para el Zika se hizo bien y no da un falso positivo resultado). Cabe destacar que los falsos positivos son frecuentes. Pero más desastroso aún: el hecho de demostrar que el cuerpo tuvo contacto con un virus específico, no dice absolutamente nada acerca de si el paciente está enfermo o va a enfermar.


De hecho, antes de 1985, una prueba de anticuerpos positiva era interpretada generalmente como una buena señal: el sistema inmunológico del cuerpo había encontrado y vencido al invasor. En cambio, después de 1985, la “ciencia” dió un giro y pasó a interpretar que un resultado positivo significa que la persona está enferma o va a enfermar. Y eso significaba, por supuesto, más falsos diagnósticos de la enfermedad y más beneficios procedentes de los consiguientes tratamientos.

Así es como, cuando se “anuncian epidemias”, las agencias de salud pueden inflar falsamente el número de casos hasta números sobredimensionados.


B-La PCR es una prueba muy sofisticada y difícil de ejecutar. Es propensa a errores. Se necesita una cantidad minúscula de material que se supone que es un fragmento de un virus, y se multiplica para que se pueda observar ese fragmento.

El primer problema con la prueba es: ¿los técnicos en efecto elegir una pequeña muestra que en realidad es una pieza del virus en cuestión? ¿O son simplemente restos de escombros genéticos?

El segundo problema es: la prueba, a pesar de todas las afirmaciones que sostienen lo contrario, no dice nada fiable sobre la cantidad de virus que hay en el cuerpo del paciente. ¿Porque es esto importante? Porque usted necesita una gran cantidad de virus en el cuerpo para empezar a decir que está causando la enfermedad.

Una cantidad muy pequeña es trivial.


Con estas dos pruebas inútiles, la de anticuerpos y el PCR, los investigadores y los médicos no tienen ninguna pista significativa acerca de si un paciente está enfermo como consecuencia del Zika.

Todos los informes sobre posibles casos pasan a ser sospechosos.

Por lo tanto, atribuir problemas muy serios al Zika a nivel mundial es insostenible y especulativo. Eso NO es ciencia.

Y dar el salto de llegar a afirmar que el virus está causando que las mujeres embarazadas den a luz a bebés con cabezas muy pequeñas y cerebros deteriorados es absurdo.

¿Quién se beneficia de esta falsa “ciencia” sobre el Zika?

Ciertamente, las empresas que están liberando mosquitos genéticamente modificados como método para prevención de enfermedades. La mayor de estas compañías se llama Oxitec.

Hasta el momento, los mosquitos transgénicos de Oxitec se utilizan para reducir la fiebre del dengue en Brasil, Malasia y las Islas Caimán. Florida es el próximo territorio en la agenda donde se liberaran los mosquitos OGM de Oxitec.

Pero con la inmensa oportunidad de negocio que proporciona el Zika, “transmitido por una plaga de mosquitos”, ya podemos imaginarnos que pronto nos venderán la necesidad de llenar todo el planeta de mosquitos genéticamente modificados para “salvar al planeta de esta nueva amenaza”…

Sin embargo, cabe destacar que hay algunos problemas con los mosquitos transgénicos.


Una ciudad en Brasil ha informado que siguen teniendo niveles elevados de dengue, a pesar de que los mosquitos OGM se hayan introducido para combatir esa enfermedad.

La hipótesis científica para hacernos creer que los mosquitos OGM van a salvarnos es: el mosquito transgénico (macho) inseminará a las hembras naturales, pero no proliferará ninguna generación real de mosquitos más allá de la etapa larval, debido a los genes modificados. Sin embargo, esta tasa de natalidad cayendo en picado en los mosquitos es la única “prueba” de que el gran experimento es seguro. No hay estudios sobre los efectos sobre la salud a largo plazo de estas técnicas, algo que recuerda mucho a lo que sucede con la introducción de los cultivos OGM: sólo se ofrecen garantías insulsas, sin pruebas científicas concluyentes sobre sus efectos a medio o largo plazo.

No hace falta decir que sin extensas pruebas de laboratorio, no hay forma de saber lo que estos mosquitos transgénicos en realidad están aportando al medio ambiente, más allá de las afirmaciones de los investigadores pagados por las empresas de biotecnología.

Dondequiera que se hayan introducido estos mosquitos transgénicos, o estén a punto de ser introducidos, las poblaciones humanas no han sido consultados para que den su autorización. Todo está siendo realizado por el gobierno y las élites corporativas sin pedir permiso ni opinión a nadie.

Es experimentación humana a gran escala.


Además existe la preocupación de que, si de hecho los mosquitos portadores del dengue son realmente eliminados, el vacío que provocan pueda ser llenado por otro portador del dengue, el mosquito tigre asiático, que se reproduce mucho más rápido y es extremadamente agresivo.

Aparte de “estos pequeños defectos de forma”, el resto todo es perfecto. Vamos a tener un gran desfile de bienvenida para los mosquitos genéticamente modificados expandidos por todo el planeta.

Pero volvamos al caso del virus Zika: ¿Qué es lo que realmente está causando que las madres den a luz a bebés con cabezas muy pequeñas y cerebros con discapacidad?

Si este es un fenómeno reciente, deberíamos empezar con una investigación profunda y muy específica centrada en los mosquitos genéticamente modificados que se han liberado recientemente en Brasil para diezmar a los mosquitos que transmiten la fiebre del dengue.

Al fin y al cabo, ese hecho coincide en el tiempo con este fenómeno creciente de niños nacidos con microcefalia y debería ser investigado adecuadamente.


Pero más allá de esta investigación que debería emprenderse (y que nadie emprende), me gustaría prestar atención a un informe como este , publicado en el Río Times, el 05/05/15, “Brasil se muestra como el mayor consumidor mundial de plaguicidas”:

“El uso de pesticidas en Brasil creció más de un 162% entre 2000 y 2012, según el último informe de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (ABRASCO), convirtiendo al país en el principal consumidor de plaguicidas del mundo. Según la entidad, el sector de la agricultura brasileña compró más de 823.000 toneladas de plaguicidas en el 2012 “

“El informe ABRASCO, titulado ‘Una alerta de los impactos de los plaguicidas sobre la salud’, fue lanzado la semana pasada en Río de Janeiro. El informe incluye estudios científicos, incluyendo los datos del Instituto Nacional del Cáncer, que muestra una relación directa entre el uso de pesticidas y problemas de salud “.


He aquí una muy reveladora cita de este informe:

“No sólo estamos utilizando más pesticidas, sino que estamos usando pesticidas más potentes y más fuertes. Nos hemos visto obligados a importar plaguicidas que ni siquiera habían sido permitidos en Brasil, para combatir las plagas que atacaron las plantas de soja y algodón transgénicos…”

“… 22 de los cincuenta principales ingredientes activos utilizados en los plaguicidas en Brasil hoy en día, han sido prohibidos en la mayoría de los otros países”

Y aún hay más. Así nos lo decía la agencia Reuters el 19 de mayo de 2015, “Fiscales de Brasil reclaman 16 millones de dólares a los fabricantes de plaguicidas”:

“Los fiscales brasileños dijeron que reclamarían al menos 50 millones de reales (16,6 millones de dólares) de las multinacionles fabricantes de plaguicidas, por presuntas violaciones de seguridad en un centro de recogida de envases usados de plaguicidas…Esos fabricantes incluyen a las filiales brasileñas de BASF, DuPont, Monsanto, Nufarm, Syngenta, Adama, FMC y Nortox… Los cargos contra ellos se producen después de que científicos, reguladores, funcionarios de salud pública y consumidores se quejen cada vez más por el hecho de que el ascenso de Brasil como potencia agrícola, haya llevado a un uso inseguro y excesivo de pesticidas. Reuters informó en abril que al menos cuatro fabricantes extranjeros venden pesticidas en Brasil que no se les permite vender en sus mercados nacionales”


¿Qué tal una investigación en profundidad, sobre el terreno, sondeando la conexión entre estos pesticidas y la oleada de defectos de nacimiento que se producen en Brasil?

¿Alguien ha dicho algo sobre esto en los medios de comunicación?

¿Alguien reclama una investigación para dirimir esta posible correlación de hechos?

¿No será que a lo mejor, algunas élites económicas implicadas, prefieren usar la existencia de un virus como tapadera, con el fin de explicar el daño horrendo que están provocando los productos químicos que venden?

Por si a alguien le queda alguna duda, aquí tenemos este estudio, publicado en Environmental Health Perspectives el 1 de julio de 2011: “Los biomarcadores urinarios exposición prenatal a la atrazina”.

En este estudio, podemos encontrar una cita que hace referencia a uno de esos supuestos efectos provocados por el Zika:

“La presencia frente a la ausencia, de niveles cuantificables de atrazina en los plaguicidas o del metabolito específico atrazina, se asocian con restricción del crecimiento fetal…y provocan una menor circunferencia de la cabeza en los recién nacidos…la circunferencia de la cabeza también se asocia inversamente con la presencia del herbicida metolacloro”



Es decir, los pesticidas con atrazina, provocan defectos de nacimiento como los que presuntamente y de forma no demostrada, provoca el virus Zika.

¿Empiezan a ver ustedes la relación de los hechos que se oculta tras toda esta maniobra?

Por supuesto, tanto la atrazina como el metolacloro, son pesticidas que se están usando en Brasil a gran escala estos últimos años.


¿Por qué esta conexión con los defectos de nacimiento está siendo ampliamente ignorada?

Es obvio que el “virus” es el nuevo comodín, la mejor tapadera jamás inventada para encubrir los efectos nocivos de todo tipo de productos químicos que nos rodean.

Además, el virus Zika, lleva siendo reportado al menos desde finales de la década de 1940 y principios de la de 1950.

Sin embargo, y de repente, después de décadas de solo provocar una enfermedad leve que desaparece por sí sola, ahora provoca “daños horrendos de nacimiento en los niños”.


Por otra parte, muchas de las mujeres que están dando a luz a bebés deformes, curiosamente dan negativo en la prueba para detectar la presencia del virus Zika.

Ya hemos hablado de que los pesticidas utilizados a gran escala en Brasil, pueden provocar estos mismos defectos de nacimiento, tal y como demuestran múltiples informes científicos previos ampliamente ignorados por los medios.

Pero tenemos más sospechosos, como por ejemplo, la vacuna Tdap (Tosferina, Difteria, Tétanos).

Este es otro caso de correlación realmente sospechoso.

Un estudio publicado en la US National Library of Medicine, titulado “La tos ferina en niños pequeños: una enfermedad grave prevenible por vacunación”, lo explica:

“…a finales de 2014, el Ministerio de Salud de Brasil anunció la introducción de la vacuna Tdap para todas las mujeres embarazadas en Brasil”


Obviamente, las mujeres embarazadas son el grupo objetivo; en estos momentos están dando a luz a bebés con cabezas más pequeñas y daños cerebrales, y les recomendaron que tomaran la vacuna Tdap tan recientemente como en 2014.

Tal y como indica Barbara Loe Fisher, del Centro Nacional de Información sobre Vacunas:

“Las compañías farmacéuticas no probaron la seguridad y efectividad de la vacuna Tdap para mujeres embarazadas antes de que las vacunas fueran autorizadas en los EE.UU. y casi no hay datos sobre las respuestas biológicas inflamatorias o de otro tipo que estas vacunas podrían provocar y sobre cómo podrían afectar los resultados al embarazo y nacimiento…La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) enumera las vacunas contra la gripe y Tdap como agentes biológicos Pregnacy Category B o C, lo que significa que la prueba adecuada no se ha hecho en humanos para demostrar la seguridad para las mujeres embarazadas y no se sabe si las vacunas pueden causar daño fetal o afectar la capacidad de reproducción. Los fabricantes de estas vacunas afirman que los estudios de toxicidad y de fertilidad en humanos son inadecuados y advierten de que las vacunas contra la gripe y el Tdap deben suministrarse a una mujer embarazada sólo si es claramente necesario”


Y puestos a utilizar la ciencia para encontrar las posibles causas a esta oleada de niños nacidos con malformaciones, también podríamos considerar otros factores, como la desnutrición endémica grave, la pobreza extrema o la falta de saneamiento básico, que se produce en muchas partes de Brasil o América Latina y que afectan mucho más a personas pobres con un sistema inmune deprimido y que resultan ser más vulnerables a todo tipo de dolencias y enfermedades.

Para completar la visión alternativa sobre el asunto, aconsejamos también la lectura del artículo “ZIKA, MENTIRAS Y CINTAS DE VIDEO” de nuestro amigo Pedro Bustamante, donde se sintetizan diversas posiciones alternativas sobre el auténtico origen de esta plaga de casos de microcefalia y la utilización del virus Zika como tapadera.

A todo ello, añadamos también la inminencia de los Juegos Olímpicos de Río, que se producirán en agosto.

Hay varios escenarios que podrían jugarse en frente de una audiencia televisiva global. ¿Los propios juegos olímpicos podrán ser utilizados para crear la imagen de una especie de pandemia mundial? ¿Será una vacuna contra el Zika mágicamente “descubierta” y se precipitará su producción, en el momento justo para mostrar, como si fuera un gran anuncio planetario, a colas de ciudadanos caminando obedientemente a recibir esas vacunas antes y durante los juegos, cuando todos los focos estén sobre Brasil?


Uno de los objetivos que se pueden alcanzar al fabricar una epidemia falsa es, aparte del negocio inmediato, crear un escenario de miedo inducido que lleve a la población a obedecer ciegamente los dictados médicos y gubernamentales.

De repente, el germen invisible se convierte en una suerte de “pequeña terrorista” que solo la autoridad pertinente puede combatir.

Vale la pena pensar sobre esto, justo cuando empieza el bombardeo mediático masivo para inocularnos el “nuevo virus de moda”…

Jon Rappoport

Como comentario breve adicional, queremos añadir un hecho que no debería ser pasado por alto: la paranoia inducida hacia el virus Zika, no solo está siendo ampliamente promovida por los medios occidentales, sino que a ella se ha sumado, con todo su aparataje mediático, la cadena RT controlada por el Kremlin, que está contribuyendo esforzadamente en la promoción de esta paranoia.

Tal y como también ha hecho a la hora de promocionar la imagen de terror difuso de Estado Islámico.

Y lo hace justo ahora, que parece que las relaciones entre occidente y Rusia empiezan a relajarse y se intuye que Rusia tendrá el papel co-protagonista que Putin reclamaba para el Nuevo Orden Mundial.

Da que pensar que todos vayan a una, ¿no?

Fuentes: https://jonrappoport.wordpress.com/2016/01/28/is-the-dreaded-zika-virus-another-giant-scam/

Zika freakout: the hoax and the covert op continue

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...